Redacción BLesLos padres de estudiantes de una reconocida institución escolar de Nueva York manifestaron su indignación luego de descubrir que los maestros habían estado mostrando caricaturas pornográficas a sus hijos de 6 años con el pretexto de brindarles clases de educación sexual.

Recientemente trascendió que los maestros de la Dalton School en Nueva York, una institución de élite que cuesta cerca de 55 mil dólares anuales, han estado usando material gráfico para enseñar en las clases de primer grado sobre la masturbación, según reportó el New York Post.

Un grupo de padres, indignados por la noticia, presentaron sus quejas con los administradores de la escuela, quienes les dijeron que simplemente habían “malinterpretado” lo que la educadora de “salud y bienestar” de Dalton, Justine Ang Fonte, estaba enseñando.

Sin embargo, no parece muy difícil interpretar el mensaje de la docente. Más bien se trata de aceptarlo o rechazarlo, sobretodo teniendo en cuenta que los oyentes del mensaje eran niños de apenas seis años de edad.

Durante las polémicas clases, Fonte habría mostrado un video en el que se puede ver a niños pequeños hablando sobre “tocarse a sí mismos” por placer.

“Oye, ¿cómo es que a veces mi pene se agranda y apunta en el aire?” pregunta el niño de la caricatura, lo que lleva a una explicación de qué es una “erección”.

El niño asiente y dice: “A veces me toco el pene porque se siente bien”. 

Luego, el personaje de la niña interviene: “A veces, cuando estoy en mi baño o cuando mamá me acuesta, también me gusta tocar mi vulva”.

Durante las polémicas clases se les ha enseñado también lecciones sobre el “consentimiento”. Si bien una madre del colegio que dialogó con NY Post admitió que enseñar el concepto de consentimiento puede ser valioso para proteger a los niños del abuso, otra dijo que decirles a los niños que sus propios padres o abuelos no deben tocarlos sin antes pedir permiso es un extremo.

Le recomendamos: CNN en CAÍDA LIBRE desde que TRUMP dejó la CASA BLANCA

Ad will display in 09 seconds

“Literalmente, se supone que los padres deben decirles a sus hijos: ¿Puedo abrazarte?” dijo uno de los padres.

 “Estoy pagando 50.000 dólares a estos imbéciles para decirle a mi hijo que no deje que su abuelo lo abrace cuando lo vea”, dijo otro padre.

El programa de clases de Fonte para estudiantes de primer grado también incluye temas como diversidad de género, género asignado al nacer y expresión de género. Evidentemente tanto el programa como las clases efectivas están cargadas con una fuerte ideología que según los propios padres denunciantes son “adoctrinamiento puro”.

“Esta persona no debería estar enseñando a niños en absoluto. Irónicamente, les enseña a los niños sobre el ‘consentimiento’, pero nunca ha obtenido el consentimiento de los padres sobre el material sexualmente explícito e inapropiado para la edad sobre personas transgénero para estudiantes de primer grado”.

La semana pasada, The BL informó sobre otro taller de Fonte que también generó un gran revuelo, “Alfabetización en pornografía: un enfoque interseccional en la pornografía convencional”. El taller en cuestión fue presentado en la Columbia Grammar & Preparatory School a niños/adolescentes. 

Los estudiantes de entre 16 y 17 años de la institución se vieron obligados a asistir a un taller sobre salud y sexualidad. La mayoría entendió que sería similar a su clase regular de educación sexual. En cambio, los adolescentes fueron sometidos a información sobre supuestas problemáticas asociadas a la pornografía, informó el NY Post.

La clase comenzó presentando una lista de los términos pornográficos más buscados en 2019, que incluía ciertas perversiones que no son dignas de mención, y mucho menos enseñadas a un grupo de adolescentes en plena pubertad.

Como informó el Post, la presentación de diapositivas presentaba imágenes explícitas de desnudez, y la conferencia de Fonte a los 120 niños tenía como objetivo crear conciencia sobre cómo la pornografía se preocupa principalmente por satisfacer los deseos masculinos, entendidos por Fonte como una injusticia.

También proporcionó estadísticas sobre lo que llamó la “brecha del orgasmo”, afirmando premisas indemostrables de que las mujeres heterosexuales tienen muchos menos orgasmos con sus parejas que los hombres o mujeres homosexuales. Entre las imágenes de desnudos había algunas mujeres encerradas o esposadas, supuestamente para analizar y diferenciar “qué es pornografía y qué es arte”.

Andrés Vacca – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.