Redacción BLes– En una manifestación el sábado pasado por el incidente en el que Jacob Blake recibió 7 disparos de la policía en la ciudad de Kenosha, Wisconsin, un activista afroamericano hablando con el público dijo que la comunidad negra tendría que vengarse de los blancos cada vez que matan a uno de los suyos, reportó The Blaze.

La ciudad de Kenosha ha sido foco de protestas que terminaron en disturbios e incluso dos muertes en la última semana, luego de que la policía en un intento de llevarse bajo custodia al Sr. Blake, le disparara en la espalda, dejándolo paralizado de la cintura para abajo.

Según Kenosha News, en una manifestación el sábado, varias personas hablaron pidiendo justicia para Blake y mayormente sus mensajes eran pacíficos. Sin embargo, al final del evento, uno de los oradores que no pudo ser identificado aunque fue presentado como “el presidente”, cambió el tono del discurso.

El activista dijo: “El hombre negro vale algo. Su vida vale algo. Tengo que decir, maldita sea, que si matan a uno de los nuestros, es tiempo de que nosotros matemos a uno de los suyos. Sé que todo el mundo no quiere oír eso. Pero maldita sea, ¿por qué somos nosotros los que tenemos que seguir enterrando a los nuestros y tenemos que mantenernos limpios para que nos vean como humanos? Nunca le hemos hecho nada a nadie”.

No obstante, según la declaración del Dr. Matthews, abogado del sindicato policial de Kenosha, el contexto en el que el Sr. Blake recibió el disparo, dista mucho de cómo está siendo descripto el incidente en algunos medios y en Internet, donde denuncian que la policía disparó a un hombre negro desarmado.

El 24 de agosto por la tarde, la policía de Kenosha respondió al llamado de una mujer que denunció que Blake estaba en su casa ilegalmente.

Los videos disponibles muestran al Sr. Blake peleando con varios policías. Luego de liberarse de los policías, se dirige hacia su auto, abre la puerta, presuntamente para sacar un cuchillo y es allí cuando recibe los disparos. 

Según la declaración del Dr. Matthews, Jacob Blake tenía una orden de arresto por asalto sexual de tercer grado. Los agentes intentaron reducirlo con tásers pero no lo lograron. Luego le advirtieron repetidamente que no se resistiera, pero no obedeció. Finalmente, el intento de arresto terminó con el último recurso policial, el uso de sus armas reglamentarias.

Estos llamados a la violencia no pasan desapercibidos. Dos días atrás, en Portland un miembro de Antifa mató de dos disparos a un hombre del grupo “Oración Patriota” luego de identificarlo mientras caminaba por la calle. Según el comentarista político y youtuber Tim Pool, este incidente ha dejado perpleja a la comunidad. 

Álvaro Colombres Garmendia-BLes.com