Redacción BLesManifestantes que se reunieron el pasado jueves 15 de julio frente a la Casa Blanca, en solidaridad con los cubanos de la isla, expresaron total repudio a la reivindicación del asesino “Che” Guevara. Su difusión en EE. UU. socava el sufrimiento de sus víctimas, dijeron al medio Breitbart, e instaron a conocer su verdadero legado.

La noche del jueves varios manifestantes se convocaron para pedir al presidente de EE. UU., Joe Biden, que se pronuncie en contra del régimen comunista de Cuba y que actúe en apoyo a las protestas del pueblo cubano. 

“Era un maldito terrorista” dijo uno de los manifestantes sobre el “Che” Guevara, asegurando que la gente en el mundo “tiene una impresión equivocada” sobre él. “Estaba a cargo de matar gente en Cuba”,  agregó.

Otro de los manifestantes, que portaba una bandera con una imagen de rechazo al “Che”, y se identificó como Gianni, le dijo al medio que quienes admiran a Guevara tienen “la información incorrecta” y los instó a conocer mejor su verdadero legado.

“La gente piensa que fue un gran revolucionario. Lo que nadie te dice es que solía matar homosexuales en Cuba. Su gran idea fueron los campos de concentración para homosexuales”, explicó Gianni. “Solía ​​matar cristianos. Solía ​​matar a personas que no estaban de acuerdo con él solo porque querían libertad y no querían ser comunistas”.

El comunista argentino Ernesto “Che” Guevara, es quien perpetuó junto a Fidel Castro, la toma de Cuba en 1959. Fue un pionero en el uso de los campos de concentración para disidentes, y era quien estaba al mando de los pelotones de fusilamiento de las personas que se manifestaban en contra del régimen cubano, de personas religiosas y de homosexuales. 

Le recomendamos:Los CRÍMENES de Hillary Clinton: El día en que Trump la ENFRENTÓ y REVELÓ sus OSCUROS SECRETOS

Ad will display in 09 seconds

Pero en occidente, de alguna manera su historia se ha tergiversado, y hoy es visto entre los grupos progresistas, como un icono “revolucionario” representante de los oprimidos. Nada más lejos de la realidad. Tanto es así que el retrato del genocida comunista puede verse estampado en remeras y en banderas, incluso entre los grupos LGBT, de quienes Guevara fue verdugo.

Cualquier persona que era considerada una amenaza para el comunismo, ya sean los sospechosos de homosexualidad, o los que pertenecían a algún grupo cristiano como por ejemplo los Testigos de Jehová, o los escritores y periodistas disidentes, eran enviados a trabajar las UMAP (Unidades Militares para Ayudar a la Producción), que eran campos de trabajos forzados, utilizados para labores agrícolas, donde los disidentes eran expuestos a jornadas laborales insalubres. 

Otro de los manifestantes que se identificó como Amilkal, recordó a Breitbart que Guevara había manifestado su deseo de matar gente, posiblemente refiriéndose al emblemático discurso que el genocida pronunció ante la Asamblea General de las Naciones Unidas.

“Dijo ‘vamos a matar gente y seguiremos matando gente si lo necesitamos. A la gente que está en contra de la revolución, la vamos a matar'”, dijo Amilkal.

En 1964, Guevara dijo ante la ONU: “Tenemos que decir aquí lo que es una verdad conocida, que siempre hemos expresado ante el mundo: fusilamientos, sí, hemos ejecutado”, reconoció ante el mundo, y aseguró, “Nosotros ejecutamos y seguiremos ejecutando mientras sea necesario. Nuestra lucha es una lucha a muerte”.

Las protestas en la isla, son alimentadas por las condiciones de miseria en la que se encuentra el pueblo cubano, y en gran medida por el descontento de los jóvenes que no han vivido en otro sistema político, pero que a través de Internet, conocieron cómo viven los cubanos que lograron escapar de la isla rumbo a países libres, y se están revelando ante el sistema opresor, incluso exponiéndose a la posibilidad de morir bajo la represión violenta, para decir basta al comunismo. 

El régimen castrista tras el comienzo de las protestas pacíficas en la isla, emitió una “orden de combate” que exigía que los civiles salieran a la calle a atacar a los manifestantes anticomunistas. El régimen además bloqueó Internet, aislando aún más al pueblo cubano, para que no pudieran compartir por las redes la violenta represión que se extendía en la isla.

Los manifestantes de la Casa Blanca expresaron que la administración Biden debería con urgencia ayudar a restablecer el acceso a Internet y a permitir que los cubanos en Estados Unidos regresen a la isla y ayuden a luchar contra el régimen, según manifestó Breitbart.

Al respecto, el expresidente Donald Trump, se solidarizó con el pueblo cubano y criticó la postura tibia de la administración Biden sobre la situación en la isla.

Trump expresó: “La negativa de la Administración Biden a condenar enérgicamente el comunismo y el régimen comunista cubano es una parodia nacional. La ridícula sugerencia de la Administración Biden de que los cubanos están protestando por la mala gestión del gobierno -y no por la brutal opresión comunista- es un insulto a todos los patriotas cubanos que han sufrido, han sido encarcelados o han muerto en busca de la libertad”.

“El Partido Demócrata de hoy está tan a la izquierda que ni siquiera puede adoptar una postura contra el comunismo violento. ¡Muchos son comunistas ellos mismos!”, sentenció Trump.

Vanesa Catanzaro – BLes.com