Redacción BLes– Mientras los funcionarios de defensa de Estados Unidos advertían de la acumulación nuclear de China, este lunes 26 de julio llegó otro informe sobre un campo de silos de misiles nucleares diferente.

El lunes 26 de julio, la Federación de Científicos Americanos (FAS) informó que las fotografías de satélite muestran que China estaba construyendo un nuevo campo de silos en Hami, en la sección oriental de su región de Xinjiang. Según la BBC, si se completa, el lugar podría contener hasta 110 silos.

Este último descubrimiento se produjo apenas unas semanas después de que un informe similar afirmara que se habían avistado 120 silos en un lugar de Yumen, una zona desértica situada a unos 380 km al sureste, en la provincia de Gansu. Los científicos observaron que se encontraba en una fase inicial de desarrollo.

El lugar está a casi 60 millas (97 km) de la ciudad de Hami, donde, según se informa, China mantiene a millones de musulmanes uigures en campos de detención.

“Esta es la segunda vez en dos meses que el público descubre lo que hemos estado diciendo todo el tiempo sobre la creciente amenaza a la que se enfrenta el mundo y el velo de secreto que la rodea”, tuiteó el Mando Estratégico de Estados Unidos.

Fue a principios de julio cuando el departamento expresó su preocupación por la construcción.

Le recomendamos: Base MILITAR SECRETA SUBTERRÁNEA china REVELADA por las INUNDACIONES

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

“Esta acumulación es preocupante. Plantea interrogantes sobre la intención de la RPC [República Popular China]”, dijo el portavoz del Departamento de Estado en un comunicado, ante la previsión de que el arsenal nuclear chino “crezca más rápidamente y a un nivel más alto de lo que quizás se había previsto”.

El departamento había pedido la colaboración de China para evitar los riesgos de carreras armamentísticas catastróficas, diciendo que Pekín puede haber cambiado de “décadas de estrategia nuclear centrada en la disuasión mínima”.

La revelación sobre los silos adicionales se produjo mientras la subsecretaria de Estado, Wendy Sherman, se prepara para reunirse con Rusia en Ginebra ayer, para mantener conversaciones sobre el control de armas, según Reuters.

Las reuniones fueron consideradas como un primer paso hacia la reanudación de las demoradas conversaciones sobre la reducción del arsenal nuclear. Sin embargo, la BBC añadió que China seguía manteniéndose al margen de las negociaciones sobre el control de armas hasta el momento.

A principios de esta semana, Pekín había acusado a Washington de inventar un “enemigo imaginario” para desviar la atención de los asuntos internos y reprimir a China.

Para el congresista republicano Mike Turner, miembro principal del Subcomité de Fuerzas Estratégicas de la Cámara de Representantes, las construcciones “sin precedentes” son una preparación “para amenazar a Estados Unidos y a nuestros aliados”.

Afirmó que, dado que China sigue sin estar dispuesta a entablar negociaciones de control de armamento, “debería ser motivo de preocupación y ser condenada por todas las naciones responsables.”

El miembro principal de la Comisión de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, Mike Rogers (republicano de Michigan), consideró que la acumulación china subraya la necesidad de que Estados Unidos modernice rápidamente su capacidad nuclear.

En abril, los medios de comunicación del Partido Comunista Chino (PCCh) fueron categóricos al afirmar que sus militares deben prepararse rápidamente para un inminente “enfrentamiento nuclear”, ya que Estados Unidos no ha retrocedido en sus actitudes hostiles contra China.

“Debemos estar preparados para un intenso enfrentamiento entre China y Estados Unidos”, escribió Hu Xijin, editor del periódico estatal chino Global Times. “El número de cabezas nucleares de China debe alcanzar la cantidad que haga temblar a las élites estadounidenses en caso de que contemplen la idea de participar en un enfrentamiento militar con China”.

Las relaciones entre Estados Unidos y China no han sido demasiado fluidas en los últimos años, incluso a pesar del cambio en dos las presidencias rivales de Donald Trump y Joe Biden.

China se ha convertido en el centro de las críticas internacionales por sus bárbaras cuestiones de abuso de los derechos humanos, sus tácticas de espionaje, sus presuntos ciberataques y sus comportamientos en el Mar de China Meridional, así como con Taiwán y HongKong. El debate aún no resuelto sobre el origen del COVID-19 perjudica aún más la llamada “imagen” del gobierno chino.

Laura Enrione – BLes.com