Redacción BLes– Los demócratas de Georgia Jon Ossoff y Raphael Warnock han recibido un fuerte impulso económico de Silicon Valley durante sus campañas para el Senado, grandes firmas como Apple y Amazon  encabezan las listas de fuentes de donaciones para sus campañas.

Acorde a los datos publicados por el Center for Responsive Politics, se evidencia que Ossoff recibió casi 952.685 dólares de personas asociadas con Alphabet Inc., la empresa matriz de Google,  295.794 dólares de Apple,  275.864 dólares de Microsoft, 225.313 de Facebook y 255.115 de Amazon.

Estas cinco empresas comprenden cinco de las seis principales fuentes de donaciones recibidas por Ossoff.

Paralelamente Warnock, recibió 747.340 dólares de Alphabet, 392.942 de la Universidad de California, 233.187 de Apple, 222.348 de Amazon y 174.394 de Facebook.

Tal es la alianza entre las empresas de Silicon Valley y los demócratas, que el escritor de Washington Examiner, Tim Carney, quien señaló públicamente las donaciones de Silicon Valley el lunes, argumentó que la victoria de Ossoff le otorgaría al centro tecnológico “su propio senador, incluso si nominalmente representará a Georgia”.

No es novedad la afinidad de las Big Tech con los candidatos demócratas y sus políticas de izquierda, lo que sí es cada vez más evidente y sin tapujos. 

Durante la carrera presidencial, el candidato demócrata Joe Biden recibió de los altos ejecutivos de las empresas tecnológicas de Silicon Valley miles y miles de dólares en donaciones a la campaña.

En medio de un escándalo por la limitación impuesta por las grandes redes sociales a la circulación de los informes que detallan los negocios ilegales en el extranjero del hijo de Joe Biden, Hunter Biden cuando su padre era vicepresidente, publicaron una investigación desarrollada por Fox News, donde se puede ver que varios de los altos ejecutivos de Twitter y Facebook han donado hasta lo máximo permitido a la campaña presidencial de Joe Biden. 

La investigación corresponde a un detallado análisis de los registros de la Comisión Federal Electoral (FEC), en el que se detallan las cuantiosas donaciones.

Si bien no es ilegal la donación de dinero, como era de esperar, los registros no identifican ni un solo ejecutivo de Facebook o Twitter que haya donado a la campaña del presidente Donald Trump. Lo cual comprueba, una vez más, el sesgo político en Sillicon Valley y los prejuicios con los que operan y toman decisiones que afectan directa o indirectamente a todo el mundo.

El sesgo político en las Big Tech es tal, que permitió censuras aberrantes en perjuicio del presidente Trump y en defensa de todo acto de ilegalidad cometido por el candidato demócrata Biden. 

Justamente al respecto de estas censuras, los CEO de Facebook y Twitter, Mark Zuckerberg y Jack Dorsey, respectivamente, testificaron ante el Senado por estar acusados de omitir adrede las publicaciones del New York Post sobre los mails de Hunter Biden.

Durante su declaración, Dorsey admitió haber eliminado cerca de 300 mil tuits relacionados con las elecciones de los Estados Unidos y con el escándalo de Hunter Biden, entre el 27 de octubre y el 11 de noviembre. Además, la plataforma etiquetó y/o eliminó más de 50 publicaciones del presidente Donald Trump, argumentando “información errónea”.

Ante las censuras sistemáticas, millones de usuarios de perfil conservador se están volcando en los EE. UU. a una emergente red social llamada Parler. El CEO de la nueva plataforma virtual, John Matze, habló con Fox News y aseguró que los usuarios están cansados de las censuras de sus rivales de Silicon Valley y “quieren liberarse de los manipuladores de datos”.

Andrés Vacca-BLes.com