El multimillonario y CEO de Tesla advirtió que la recesión es prácticamente inevitable. Asegura que los estímulos fiscales y monetarios provocaron una mala asignación del capital en la economía.

El presidente Joe Biden declaró que la economía estadounidense está atravesando el “crecimiento más rápido de la historia” y se responsabilizó a sí mismo por tal logro, pero el CEO de Tesla y SpaceX, el excéntrico multimillonario Elon Musk, salió a cruzarlo públicamente.

En el marco del Foro Económico de Qatar, al ser entrevistado Musk afirmó que la recesión en Estados Unidos es inevitable, contradiciendo a los funcionaros de la Casa Blanca que aseguran que es imposible. Según precisó, este escenario no es probable en el corto plazo, pero la probabilidad de una recesión crece conforme se consideran períodos de tiempo más largos.

Se debe tener en consideración que, para establecer formalmente una recesión, es necesario que la economía (el PBI) registre una retracción por al menos dos trimestres consecutivos. El PBI estadounidense se desplomó un 1,5% en los primeros tres meses del año, y los mercados financieros se muestran temerarios por una nueva caída al término de junio.

Las declaraciones de Musk contradijeron diametralmente a los dichos del presidente Biden en una entrevista para Associated Press, donde afirmaba que la recesión no solo no era inevitable, sino que además su programa económico lograría evitarla.

“Si observamos los principales elementos del PIB del último trimestre (cuando la actividad se contrajo), mostraron solidez en términos de gastos de consumo”, afirmó Cecilia Rouse, la vocera de Biden en asuntos económicos.

Además de dedicarse con éxito al sector empresarial y doctorarse en física aplicada, Musk es también licenciado en Economía por la Universidad de Pensilvania, lo cual lo dota de mayor rigurosidad para realizar análisis y pronósticos.

“Creo que una recesión es inevitable en algún momento. Lo que suele ocurrir es que si el boom se prolonga demasiado, se produce una mala asignación de capital. Empieza a llover dinero a sobre tontos, básicamente”, explicó Elon Musk.

Según los pronósticos del multimillonario, la recesión formal comenzará a mediados de este año y a más tardar para 2023. Esto es coincidente con las proyecciones de los analistas de Wall Street para la evolución de la economía real.

El gigante financiero Goldman Sachs duplicó su pronóstico de probabilidad de recesión, del 15% al 30% para 2023, y la bolsa de Nueva York reaccionó negativamente ante la inminente suba de tasas de la Reserva Federal, que históricamente anticipó el fin de los ciclos expansivos.

Respaldando el diagnóstico de Musk, el economista jefe de EY-Parthenon y consultor en IHS Markit, Gregory Daco, aseguró que la economía estadounidense se encima a una recesión y las probabilidades se dispararon tras el brutal aumento inflacionario. El clima de estanflación resulta cada vez más probable.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.