Redacción BLesMeta, la empresa matriz de la popular red social Facebook publicó una notificación el martes 27 de septiembre anunciando que había eliminado cuentas “no auténticas” con sede en China, las cuales tenían el objetivo de influir en los demás usuarios respecto a asuntos de política estadounidense.

Según el informe la “operación de influencia” también se ejecutó en otras redes sociales como Instagram y Twitter, y todas parecieran estar destinadas a interferir en las elecciones de medio término en Estados Unidos el próximo noviembre.

Las cuentas eliminadas recientemente estarían activas desde el año 2021, y desde ese entonces hasta que fueron descubiertas centraron sus permanente actividad en críticas hacia Estados Unidos, sobre todo a las políticas más conservadoras.

El hallazgo habría sido de gran significancia porque, en comparación con campañas de propaganda y difamación anteriores, ahora se demuestra que el Partido Comunista Chino (PCCh) ha pasado a una intervención más directa en la política interna de Estados Unidos.

“Las operaciones chinas que eliminamos antes hablaban principalmente de Estados Unidos al mundo, principalmente en el sur de Asia, no a los estadounidenses sobre sí mismos”, dijo el líder de inteligencia de amenazas globales de Meta, Ben Nimmo, en una conferencia de prensa.

Según las declaraciones de Nimmo, las intervenciones buscaban esencialmente dejar reflejado el sentimiento de que “Estados Unidos es malo” y “China es bueno”.

Para cumplir con este propósito impulsaron mensajes dirigidos a los estadounidenses tanto conservadores como progresistas, con temas divisivos como el aborto y el derecho a portar armas. 

Según se informó una de las cuentas comentó una publicación de Facebook del senador republicano Rubio, pidiéndole que detenga la violencia armada y usando el hashtag #RubioChildrenKiller.

Cuentas rusas también fueron descubiertas operando de modo similar

El reporte de Meta también informó que, por separado, la empresa interceptó la operación rusa más grande y compleja desde el inicio de la guerra en Ucrania. La misma se expandió por más de 60 sitios en la web, que iban desde cuentas en redes sociales hasta peticiones en sitios como Avaaz.

Las cuentas rusas falsas se habrían difundido por varios países de Europa y Estados Unidos y según Meta en total gastaron más de 100 mil dólares en anuncios que promocionan mensajes en favor de Rusia.

Por su lado las autoridades de la embajada rusa en Estados Unidos descartaron la posibilidad de que las cuentas sean falsas y aseguraron que la medida de cancelación de cuentas rusas por parte de Meta, implica una violación de las libertades individuales.

“Esto sugiere que los gigantes tecnológicos estadounidenses, que poseen los recursos de Internet más populares, se han convertido en servidores de la política de represión de la disidencia de la administración estadounidense”, dijo la embajada en su canal Telegram.

El comunismo ha utilizado siempre la mentira y la propaganda como método para sumar adeptos

Desde el origen del comunismo y en todos los regímenes existentes se ha utilizado la mentira, la censura y la propaganda para orientar las ideas de la gente en beneficio del poder.

Utilizando todo tipo de métodos el PCCh ha logrado penetrar con esta metodología en todos los ámbitos de la sociedad china. De este modo han logrado eliminar la oposición y crear un “pensamiento único” con la intención de mantener a la sociedad “dormida”, controlada y sin cuestionar lo que ordena el Partido.

Las redes sociales y las telecomunicaciones le han permitido tanto al PCCh como a las corrientes progresistas expandir rápidamente su ideología por todo el mundo con un costo mínimo. 

Aunque el régimen chino prohibió Facebook, lo instrumentaliza para propagar información a su favor en el extranjero.

En este mismo sentido, uno de los mayores logros propagandísticos del régimen chino ha sido lograr imponer la red social TikTok como una de las plataformas más utilizadas en occidente. 

A través de ella logran por un lado recopilar valiosísima información de sus usuarios y por otro lado regular a su placer y antojo el contenido que consumen millones y millones de jóvenes y adolescentes en Occidente.

Un informe de Forbes demostró recientemente que 300 empleados de ByteDance, empresa propietaria de TikTok, trabajan al mismo tiempo como periodistas de medios de comunicación oficiales del PCCh. Dejando en evidencia a la red social, que desde hace años está acusada de ser utilizada con fines de espionaje por el régimen chino.

Entre los 300 trabajadores de ByteDance al menos 50 son empleados directos de TikTok, que paralelamente poseen dependencia laboral en diferentes medios de propaganda comunista como Xinhua, People’s Daily, la emisora estatal del PCCh (CGTN), o incluso como portavoces oficiales del régimen.

TikTok tiene más de mil millones de usuarios en todo el mundo, y varios países han declarado sus inquietudes con respecto a la seguridad de los datos de los usuarios. 

Particularmente Estados Unidos, bajo las directivas del ex presidente Donald Trump, ha comenzado un juicio para investigar justamente las denuncias por robo de información, emisión de propaganda y daños y trastornos psíquicos en sus usuarios.

En junio, el periódico BuzzFeed informó a través de 80 audios filtrados de reuniones internas de TikTok, que el PCCh estaría accediendo a los datos de usuarios de EE. UU. desde China en cualquier momento.

Los datos recopilados podrían ser utilizados por el PCCh como medio de espionaje y para aplicar el poder blando. 

El senador republicano, Ted Cruz, se ha referido a TikTok como “un caballo de Troya que el Partido Comunista Chino puede usar para influir a los estadounidenses a través de  lo que ven, escuchan y, en última instancia, piensan”.

El PCCh claramente ve las redes sociales como una vía clave para ganar apoyo y/o generar disidencia, lo que subraya, una vez más, por qué las plataformas deben permanecer alerta para garantizar que no están siendo utilizadas para tal fin

Andrés Vacca –Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.