Redacción BLes – La experiencia en la última década en EE. UU. demuestra que la incertidumbre que causan los políticos y los procesos electorales influye en los mercados impulsándolos a moverse de lado, es decir, dejan de mostrar señales confiables y prolongadas de alza o baja, lo que los convierte en una apuesta más seria de lo habitual para los inversores.

Sin embargo, el aclamado autor, orador y expresidente del Partido Republicano de California, Tom del Beccaro, señaló que hoy en día, la situación podría ser distinta ya que pese a todo “hay buenas razones para el optimismo en los mercados de valores estadounidenses”.

En efecto, en su informe para Fox News, el analista afirmó que los mercados bursátiles estadounidenses encaran el futuro con optimismo encontrándose cerca de sus máximos históricos y “liderando el mundo libre en crecimiento económico, en tasas de bajo desempleo, en aumento de salarios y en posibles recortes de las tasas de interés”.

En ese marco, aclaró que “la política es generalmente mala para los negocios”, porque puede generar inquietud en los mercados al amenazar con modificar el statu quo, o incluso “causar daños directos a las empresas y a la economía en general”, sobre todo en un momento en que EE. UU. se dirige a un año electoral.

“Años secundarios”

“Durante la última década, la incertidumbre causada por los políticos y el proceso electoral ha significado que los años electorales se hayan convertido en años secundarios para los mercados”, aseguró.

Si se observa el Índice bursátil Dow Jones, que constituyen las 30 empresas más poderosas de Wall Street, se comprueba que se movió de lado en los años electorales de 2010, 2012, 2014, 2016 y 2018, para aumentar en los meses siguientes al día de las elecciones hasta alzarse, en ocasiones, más del 30 por ciento, señaló del Beccaro.

Dicho esto, reseñó que no deja de crecer el abismo entre lo que haría el presidente de los EE. UU., Donald J. Trump, bajo cuyo mandato la economía del país ha experimentado una mejora notable, y lo que los demócratas prometen hacer.

“Menos de dos meses después de las elecciones de 2018, los demócratas comenzaron a declarar para la presidencia algunos planes de gasto que aumentarían la participación de los gobiernos en la economía a más del 50%”, agregó. “Directamente en la mira de los inversores y los mercados está ‘Medicare para Todos’ y la posible eliminación del mercado privado de atención médica”, determinó.

Pese a que el gobierno del presidente Trump, siguiendo su promesa de campaña, ha reducido significativamente las regulaciones, en cálculos de del Beccaro, igualmente deberá desembolsar más del 10% del PIB en los costos que suponen las regulaciones económicas.

“Estados Unidos sigue siendo el mejor lugar del mundo para invertir” pese a parecer sumergido en un ciclo electoral permanente —máxime si se le suma el juicio contra el presidente Trump—, afirmó del Beccaro pronosticando que “la incertidumbre electoral probablemente significará un mercado lateral en 2020”.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: ¿Quién es Q? El plan para destruir EE. UU. en 16 años

videoinfo__video2.bles.com||99ca5d0cd__

Ad will display in 09 seconds