Redacción BLesEl expresidente estadounidense, Donald Trump, condenó las adulteraciones que los auditores encontraron hasta ahora en las boletas de votación de las elecciones presidenciales del 2020, en el condado de Maricopa, Arizona.

En particular se refiere a la carta que la presidente del Senado del estado, Karen Fann, le envió al presidente del Comité de Supervisión del condado de Maricopa, Jack Sellers, exigiendo que responda ante las irregularidades, el 12 de mayo. 

“La presidenta del Senado, Karen Fann, ha invitado a los funcionarios del condado de Maricopa a una audiencia pública el 18 de mayo para darles la oportunidad de explicar lo que sucedió con la base de datos perdida, las boletas electorales y otros asuntos importantes”, dice el comunicado de Trump. 

Y agrega: “Las noticias falsas y los medios de comunicación torcidos están haciendo todo lo posible para no cubrir esta importante historia. Simplemente se niegan a hablar o informar sobre ello. No quieren que los Estados Unidos o el mundo vean lo que está pasando con nuestras elecciones corruptas y tercermundistas”.

Por su parte, la asesora del partido republicano, Natalie Harp, adjuntó a uno de sus tuits el comunicado emitido por la oficina del expresidente, Donald Trump.

Fann le escribió a Sellers en parte de su carta: “Recientemente hemos descubierto que todo el directorio de la “Base de Datos” de la unidad D de la máquina ‘EMSPrimary’ ha sido borrado”.

Y tras dar más detalles sobre los faltantes pregunta: “¿Pueden informarnos de por qué se han eliminado estas carpetas y si hay alguna copia de seguridad que pueda contener las carpetas eliminadas?”, tras señalar varias irregularidades más. 

También solicita que se suministren las contraseñas de los tabuladores de boletas, para poder conocer la información completa, dado que los funcionarios del condado se negaron a hacerlo.

Lo más sorprendente fue descubrir que esas contraseñas nunca fueron entregadas por Dominion Voting System, el administrador de las máquinas utilizadas para contar los votos, evidenciando que las elecciones siempre estuvieron bajo el control de una empresa privada y no del estado. 

Le recomendamos: BUSCAN ‘CULTIVAR’ BEBÉS HUMANOS para EXPERIMENTAR y luego DEJARLOS SIN VIDA

Ad will display in 09 seconds

En este sentido, Dominion señaló que no revelará las contraseñas ni permitirán que ningún auditor revise sus máquinas, argumentado que las contraseñas son de su propiedad intelectual. 

No obstante, lo harían si los auditores, la empresa Cyber Ninjas, obtienen la aprobación de la Comisión de Asistencia Electoral de los Estados Unidos.

En este contexto, la usuaria de Twitter @FanaTeresafana, plantea un interrogante que comprometería seriamente a Dominion. 

“Si Dominion tenía acceso a las máquinas, y el Condado de Maricopa no, entonces ¿QUIÉN BORRÓ LAS BASES DE DATOS?”.

Asimismo, la Dra. Kelli Ward, presidenta del Partido Republicano de Arizona, también se pronunció sobre estas adulteraciones. 

“Si estas acusaciones son ciertas, y se demuestra que la Junta de Supervisores borró datos electorales, no hay que ser abogado para pensar que han cruzado la línea hacia el territorio ilegal”.

Por otro lado, el estratega político Boris Epshteyn añade que las discrepancias pueden llegar al 17,5%, al contar las boletas y comparar los resultados con los datos registrados, y que es “probable que Joe Biden no haya ganado en Arizona”.

Y agregó: “Hay pruebas de que estas bases de datos fueron eliminadas tan recientemente como en marzo, justo antes de ser entregadas, y mientras estaban sujetas a una citación. Eso es una actividad criminal”.

José Hermosa – BLes.com