Redacción BLes – Una vez más el régimen chino se ha quejado a través de su portavoz, el Global Times y en un reciente artículo calificó de obsoleta la Estrategia de Defensa de EEUU. Aparentemente, el Partido Comunista Chino (PCCh) esperaba que Biden cambiara la política exterior de su antecesor Trump, pero nada de eso ha pasado y la tensión entre ambos países continúa.

El medio portavoz del PCCh ha acusado a EEUU de lanzar una guerra fría contra China y perder la cabeza en su búsqueda por reprimir y contener al gigante asiático. También aseguró que la Administración Biden comete un error al continuar la política exterior que aplicó Trump.

Recordemos que la administración Trump aplicó mano dura en su tratamiento para con China al aplicar medidas y restricciones para frenar el avance del poder económico, diplomático, militar y tecnológico del régimen comunista chino.

La gestión Trump ha intervenido para contrarrestar la expansión comunista china y en la guerra comercial con el gigante asiático, impuso aranceles comerciales a los productos chinos, prohibió Tik Tok para evitar la Infiltración, y espionaje a gran escala, la manipulación de la opinión pública, así como conflictos comerciales por financiamiento militar a expensas de capitales norteamericanos, entre otras limitaciones.

Por su parte, la administración Biden no ha cambiado el criterio de que China está más interesada en el dominio que en la coexistencia, premisa que rigió la política exterior de su antecesor Trump. 

La actual Estrategia de Seguridad Nacional de EE. UU dejó muy clara la posición de EE. UU. respecto de la República Popular China al calificarla como una amenaza mundial.

Al parecer, el régimen chino esperaba que Biden cambiara este tratamiento y eso explicaría la desilusión expresada por su portavoz Global Times. Por el contrario, la Administración Biden no dio paso atrás y la tensión aumentó más cuando la Presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, visitó Taiwán el pasado 3 de agosto. China consideró la visita una provocación, y respondió con el anuncio de cuatro días de ejercicios militares que restringieron el uso y seguridad del espacio aéreo.

En este contexto, la nueva Estrategia de Defensa de EEUU, establece sus objetivos con relación a protegerse del ataque que califica como agresivo y desestabilizador del poder autocrático del régimen comunista representado por varios estados, de los cuales la República Popular China presenta la situación geopolítica más importante.

Al mismo tiempo, la administración Biden parece mostrarse más que cautelosa en el informe respecto de acciones concretas a realizar con relación a este ataque y a denuncias graves que formula contra el régimen comunista chino en el mismo documento:

La “República Popular China es el único competidor con la intención de remodelar el orden internacional y, cada vez más, (aplica) el poder económico, diplomático, militar y tecnológico para hacerlo. Está utilizando su capacidad tecnológica y su creciente influencia sobre instituciones internacionales para crear condiciones más permisivas para su propio modelo autoritario, y moldear el uso y las normas de la tecnología global para privilegiar sus intereses y valores.”

No obstante, la Casa Blanca da muestras de estar desarrollando medidas concretas para salvaguardar su seguridad y contrarrestar a un adversario que “no está latente y que no va a estar estancado”.

Al describirlas con precisión, EE. UU. demuestra conocer muy bien las tácticas aplicadas y los abusos cometidos por la República Popular China como parte de la estrategia de dominación mundial:

“Beijing con frecuencia utiliza su poder económico para coaccionar a los países. Se beneficia de la apertura de la economía internacional al tiempo que limita el acceso a su mercado interno, y trata de hacer que el mundo más dependiente de la República Popular China al tiempo que reduce su propia dependencia del mundo, también invirtiendo en un ejército que se está modernizando rápidamente, cada vez más capaz en el Indo-Pacífico, y creciendo en fuerza y alcance a nivel mundial, todo mientras busca erosionar las alianzas de Estados Unidos en el mundo. Al mismo tiempo, la República Popular China también es fundamental para la economía mundial y tiene un impacto significativo en la economía mundial”.

Mientras tanto, la perversa estrategia del régimen establecido por Mao sigue su curso puertas afuera de la Gran Muralla. Y no hay que olvidar que lo ganado puertas adentro proviene necesariamente de lo que han perdido muchos otros, sobre todo disidentes, y que el modelo busca expansión. 

No hay dudas que el régimen comunista chino quiere ganar “el concurso para escribir las reglas del juego y dar forma a las relaciones que gobiernan los asuntos globales (que para lograrlo) se está desarrollando en todas las regiones y en la economía, la tecnología, diplomacia, desarrollo, seguridad y gobernanza global”.

La nueva conducción de Italia declara su postura anti PCCh

Ahora, con la nueva conducción de Giorgia Meloni, Italia busca limitar la expansión económica de la China comunista y su recién electa primer ministro, ha hablado abiertamente contra el régimen chino

Meloni afirmó que -bajo su liderazgo- Italia no sería “el eslabón débil” en la alianza occidental, refiriéndose a las ambiciones expansionistas comunistas en un contexto internacional cambiante, con Rusia y China desafiando a Occidente. 

La primer ministro italiana no es la única en Europa que se declara contra el PCCh, también políticos polacos destacaron valores comunes: “Felicidades Giorgia Meloni, juntos derrotaremos a los cínicos y podridos eurócratas que están demoliendo la Unión Europea, rompiendo los tratados, destruyendo nuestra civilización y promoviendo la agenda LGBT!”,  dijo en Twitter el Viceministro de Agricultura polaco, Janusz Kowalski.

En el mismo sentido, el canciller español, José Manuel Albares, precisó que en este momento hay “dos modelos que se están enfrentando” en Europa, el modelo de la construcción europea y otro modelo que es un modelo autoritario, refiriéndose al modelo comunista.

Los ladridos del vocero del régimen solo enfatizan lo que el mundo ya sabe. Estados Unidos da que hablar y su informe enuncia de manera muy precisa el propósito, los medios y el rumbo que está tomando la vieja estrategia de dominación de la China comunista.

Por Paula Verzello – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.