Redacción BLesEl Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha dictaminado el martes 12 de octubre que el Vaticano disfruta de inmunidad soberana, lo cual implica que está protegido contra demandas por abuso sexual infantil en los tribunales locales.

El fallo publicado este martes se produjo luego de que 24 personas que afirmaron ser víctimas de abuso sexual presentan una demanda contra la máxima sede católica y el TEDH rechazara las acusaciones.

Las supuestas víctimas habían presentado inicialmente una demanda colectiva en el Tribunal de Primera Instancia de Gante contra la Santa Sede y varios altos funcionarios del clero en 2011, exigiendo € 10.000 (11.600 dólares) en compensación por cada víctima debido a la “política de silencio sobre el tema del abuso sexual” en la iglesia.

La demanda protestó “por la forma estructuralmente deficiente en la que la Iglesia había abordado el conocido problema de abuso sexual dentro de ella”.

Pero el Tribunal de Gante dijo que no tenía jurisdicción sobre la Santa Sede, lo que luego llevó a las víctimas a elevar su caso al máximo tribunal europeo.

Para sorpresa de muchos, este martes el TEDH se posicionó del lado del acusado en un fallo 6-1, concluyendo que está de acuerdo con las conclusiones la corte belga respecto a que la Santa Sede disfruta de “inmunidad diplomática” y “fue reconocida internacionalmente por tener los atributos comunes de un soberano extranjero, con los mismos derechos y obligaciones como estado”.

El juez Darian Pavli, el único juez que votó a favor de las víctimas, dijo en su opinión disidente que el tribunal no había considerado “la naturaleza de la lesión de modo independientemente de su ubicación”.

Pavli también dijo que los tribunales belgas no respondieron a “las serias acusaciones de los solicitantes sobre la participación directa y significativa de la Santa Sede en el manejo del abuso sexual por parte de sacerdotes dentro de la Iglesia belga”.

La sentencia de la corte europea no es definitiva, y cualquiera de las partes implicadas en el caso puede solicitar que sea remitido a la Gran Sala del Tribunal en un plazo de tres meses.

La semana pasada, la publicación de un informe de 2.500 páginas reveló que hasta 330.000 niños fueron abusados ​​sexualmente por el clero y miembros laicos de la Iglesia Católica de Francia durante las últimas siete décadas. Entre 2.900 y 3.200 sacerdotes y clérigos fueron acusados ​​de agresión durante este tiempo.

La investigación a través de la cual se redactó el informe, fue llevada a cabo por la Comisión Francesa Independiente contra los Abusos Sexuales en la Iglesia (CIASE, por las siglas en francés).

La CIASE recurrió a archivos de la Iglesia, de los tribunales, de la prensa y de la policía, además de entrevistas con testigos. 

Aunque las acciones legales han prescrito para la mayoría de los delitos, algunas docenas de ellos se encuentran dentro del límite de los 40 años.  

La Comisión concluye que “la Iglesia católica es, después del círculo de la familia y los amigos, el entorno con mayor prevalencia de violencia sexual”.

Entre sus recomendaciones para prevenir los abusos hace énfasis en que se debe mejorar la formación de los sacerdotes y de los otros clérigos, en la revisión del código legal que el Vaticano utiliza para gobernar la iglesia, y en la creación de políticas que reconozcan y ofrezcan compensación a las víctimas.

Andrés Vacca – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.