Redacción BLesDado el uso cotidiano generalizado de la aspirina para prevenir un primer ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular, el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU. (USPSTF, por la sigla en inglés) previene sobre esta medida para los mayores de 60 años. 

“El uso de la aspirina puede causar daños graves, y el riesgo aumenta con la edad”, dijo el Dr. John Wong, miembro del USPSTF y experto en atención primaria del Centro Médico Tufts, de acuerdo con la publicación en su página web del 12 de octubre. 

Y agregó: “El uso diario de aspirinas puede ayudar a prevenir los infartos de miocardio y los accidentes cerebrovasculares en algunas personas, pero también puede causar daños potencialmente graves, como las hemorragias internas”.

La advertencia se dirige en particular a quienes padecen presión arterial alta, niveles elevados de colesterol, obesidad, o condiciones de salud que propicien ataques cardíacos o un ictus, conocido también como derrame cerebral o embolia. 

Este panel independiente de expertos considera que los riesgos de hemorragia para los adultos a partir de los 60 años que no han sufrido un ataque al corazón o un ictus son mayores que los posibles beneficios de la aspirina.

No obstante, podría haber un pequeño beneficio para los adultos de 40 años que no tienen riesgos de hemorragia, aclaró. 

De esta manera, el USPSTF actualiza las recomendaciones emitidas desde el 2016 según las cuales el consumo diario de aspirina ayudaba a prevenir un primer ataque cardíaco y un accidente cerebrovascular.

Por otro lado, no cambia el consejo de utilizar una dosis baja de aspirina diaria para muchos pacientes que ya han sufrido un ataque cardíaco o un ictus.

Mientras tanto, el USPSTF recibe los comentarios del público hasta el 8 de noviembre, a través de su página web, para emitir una decisión final luego de analizar los aportes recibidos, según Time. 

En todos los casos, el grupo de trabajo destaca la importancia de consultar con un médico sobre el tema, para que sea él quien determine si tomar la aspirina, a base de ácido acetilsalicílico,  es lo más adecuado en cada caso.  

Por otro lado, el USPSTF, formado por 16 expertos independientes en prevención de enfermedades nombrados por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., también afirmó que las pruebas eran insuficientes para afirmar que el uso de dosis bajas de aspirina reduce la aparición o la muerte por cáncer colorrectal.

De quedar en firme el informe desvirtuaría la recomendación emitida también en el 2016, de acuerdo con la cual la aspirina de baja dosis podría ayudar a proteger contra el cáncer colorrectal.

Entre los efectos causados por la aspirina se encuentra que actúa como  analgésico, y como anticoagulante con capacidad de  reducir las posibilidades de formación de coágulos. Aunque también presenta riesgos, incluso en dosis bajas, de propiciar hemorragias en el tracto digestivo o úlceras, que pueden poner en peligro la vida.

Por su parte, la investigadora interna de los Institutos Feinstein de Investigación Médica de Manhasset (Nueva York), Dra. Lauren Block, la recomendación es importante porque muchos adultos utilizan la aspirina aunque a pesar de que no han sufrido un ataque al corazón o un derrame cerebral.

Se calcula que unos 600.000 estadounidenses sufren un primer infarto y unos 610.000 un primer ictus.

Asimismo, un estudio de 2017 encontró que el 23% de los adultos mayores de 40 años que no padecen enfermedades cardiovasculares tomaron aspirina como medida preventiva, de los cuales el 23% lo hizo sin la recomendación de un médico.

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.