Redacción BLes– Una agencia del Departamento del Tesoro de EE. UU. señaló de “sospechosas” las transacciones que trasladaron millones de dólares desde el exterior a cuentas bancarias de compañías de Hunter Biden, hijo del candidato demócrata presidencial Joe Biden.

Estas transacciones que involucran a Hunter Biden, se relacionan en los informes sobre una investigación que realiza la Red de Aplicación de Crímenes Financieros (FinCEN) por “acciones potencialmente impropias” durante la administración Obama, según Just the News, del 16 de septiembre. 

En especial queda la duda sobre si las agencias de control de la administración Obama fiscalizaron adecuadamente los dineros obtenidos desde el exterior por Biden. Este acompañaba a su padre cuando Joe Biden ejercía como Vicepresidente de EE. UU., lo que pudiera implicar conflicto de intereses.

Durante esa época, Hunter Biden realizó negocios globales con empresas y entidades ubicadas en Rusia, China, Ucrania y otros países.

Entre ellas con la controvertida empresa ucraniana Burisma Holdings, repetidamente  acusada de corrupción. Hunter Biden fue nombrado parte de su junta directiva, sin hablar el idioma y sin conocimiento de las actividades de la empresa, recibiendo un sueldo superior a los 50.000 dólares mensuales. 

Pocos meses después, Burisma, supuestamente, pagó un soborno de 7 millones de dólares a los fiscales ucranianos para hacer desaparecer las acusaciones de corrupción.

Asimismo, el FBI anunció registros que muestran que Burisma pagó más de 3 millones de dólares de cuentas extranjeras, a una cuenta de inversión en Nueva York vinculada a Hunter Biden.

Una de las pistas seguidas en la investigación de la agencia del Tesoro, es una advertencia a los fiscales ucranianos de que varios pagos, por valor de 16.6 millones de dólares,  parecían sospechosos. Estos fueron enviados por Burisma a una cuenta en Nueva York controlada por la empresa Rosemont Seneca Bohai, de Hunter Biden.

El aviso fue enviado por el gobierno de Letonia, que también investigaba a Burisma Holdings Limited, según informó Just the News. 

Otra de los casos señala a Hunter Biden a bordo del Air Force Two en diciembre de 2013, viajando con el vicepresidente, Joe Biden, a Beijing. Allí participó en un fondo de inversión que recibió fondos del Banco de China, de propiedad del Partido Comunista de China (PCCh).

Simultáneamente, Joe Biden facilitaba la apertura de los mercados de capital de EE.UU. a las empresas dependientes del PCCh, mientras Hunter Biden negociaba con empresas chinas.

Otra transacción que llama la atención fue realizada con un fabricante de aviones militares chinos, que había sido sancionado cinco veces por el gobierno de los Estados Unidos. Una de las subsidiarias de este fabricante estaba incluida en la lista negra del gobierno por sus vínculos con el ejército chino.

Los investigadores del Senado también investigan las inversiones inmobiliarias que comprometen a Hunter Biden y a su socio Devon Archer. Estas fueron respaldadas por Yelena Baturina, la única mujer multimillonaria de Rusia y esposa del difunto alcalde de Moscú Yury Luzhkov.

Por su parte, el senador Rand Paul acusó a Joe Biden y a su hijo Hunter de obtener ganancias ilegales del servicio público, luego de que el senador Chuck Schumer (D-N.Y.) afirmara que la familia Trump ganaba dinero ilegalmente con la política.

“Me siento ofendido y sorprendido de que Schumer sea tan astuto como para acusar al presidente y a sus hijos de ganar dinero ilegalmente con la política, cuando las únicas personas que conocemos que realmente han ganado dinero con esto han sido Hunter Biden y Joe Biden”, dijo Paul según Fox News, del 28 de enero.

“Hunter Biden gana un millón de dólares al año, eso está documentado, pero Schumer simplemente crea e inventa y dice: ‘Oh, tal vez los hijos del presidente están ganando dinero'”, agregó Paul.

José Hermosa-BLes.com