Redacción BLes.com – Senadores republicanos presentaron recientemente un proyecto de ley, el cual busca permitir a las víctimas de la pandemia en los Estados Unidos demandar al régimen chino por muertes, daños físicos o económicos a la persona, a su propiedad o negocio dentro del país, según reportó Town Hall el 20 de julio de 2020.

El proyecto de ley busca “Enmendar el título 28 del Código de los Estados Unidos, para despojar de la inmunidad soberana extranjera a ciertos estados extranjeros para garantizar la justicia a las víctimas del nuevo coronavirus en los Estados Unidos”.

Los puntos básicos del proyecto, que se convertirán en ley una vez que el presidente lo apruebe, son:

  1. Que las cortes federales en los Estados Unidos estén habilitadas para recibir las denuncias de las víctimas de la pandemia de origen chino.
  2. Los querellantes podrán solicitar tres veces el costo del daño recibido, incluyendo los honorarios de los abogados y el costo del juicio.
  3. El Secretario de Estado deberá certificar que el procedimiento legal contra el estado extranjero es de buena fe.
  4. En el contexto de este proyecto de ley, se le quitaría la inmunidad al estado extranjero siendo querellado para poder aplicar las leyes correspondientes.
  5. Las demandas se podrán iniciar hasta 20 años después del inicio de la acción, la pandemia.

El proyecto de ley fue presentado por la senadora Martha McSally y firmada por los senadores Marsha Blackburn, Tom Cotton, Josh Hawley, Mike Rounds y Thom Tillis.

La base de este proyecto de ley es que -a causa de las negligencias de las autoridades del régimen chino- la pandemia llegó a los Estados Unidos y causó una crisis humanitaria, destrozó la floreciente economía del país, además de diversos efectos colaterales como depresión y demás.

Debido a que el partido comunista chino ocultó información sobre la neumonía cuando surgieron los primeros casos, más de 5 millones de chinos potencialmente infectados salieron de Wuhan, el epicentro, y llevaron el virus por todo China y el mundo.

Estados Unidos no es el único país que ha sido víctima de esta gran irresponsabilidad del régimen chino, pero afortunadamente la administración del presidente Trump está dando los primeros pasos para hacerlo responsable de su mal accionar. Ojalá otros líderes del mundo sigan el ejemplo.

Álvaro Colombres Garmendia – Redacción BLes.com