El hombre que confesó haber arrollado a un joven de 18 años en Dakota del Norte tras una discusión política y que calificó a su víctima como un “republicano extremista” fue liberado tras pagar una fianza de 50.000 dólares. En la prensa tradicional de EEUU no hay escándalo ni indignación por este caso.

Luego de una discusión política, un joven llamó a su madre para alertar que sentía que su vida corría peligro. Minutos después fue atropellado. El homicida declaró a la policía que se trataba de un «extremista republicano». Lo arrolló con su automóvil en estado de ebriedad. Shannon Brandt, de 41 años, mató en Dakota del Norte al adolescente conservador Cayler Ellingson, de 18 años.

«Brandt admitió haber golpeado al peatón con su automóvil porque tuvo una discusión política con el peatón y creía que él estaba llamando a la gente para que viniera detrás de él», continúa el documento judicial. «Brandt admitió haber abandonado la escena del incidente y regresar poco después, donde llamó al 911».

Una prueba de alcoholemia mostró que el nivel de alcohol en la sangre de Brandt estaba por encima del límite legal de 0,08.

Por motivaciones políticas

Brandt fue acusado oficialmente de homicidio vehicular y de abandonar la escena de un accidente mortal. Aunque avisó a la policía que atropelló al joven, lo cual permitió encontrar su cuerpo sin vida, al hacerlo detalló sus motivaciones políticas.

“Él fue quien llamó al 911 para reportar el accidente”, dijo el capitán de la Patrulla de Caminos de Dakota del Norte, Bryan Niewind, a la prensa local.

En su defensa, Brandt sostiene que Ellingson era parte de un grupo «extremista republicano» y estaba instando a otros a atacarlo después de una discusión política. No obstante, los fiscales a cargo del caso determinaron que Ellingson llamó a su madre y le avisó que Brandt lo estaba persiguiendo. Cuando ella llegó a la escena, su hijo estaba muerto en un callejón.

El homicida fue liberado bajo fianza

Luego de pagar una fianza de 50.000 dólares, Brandt fue liberado de la cárcel del condado de Statesman. Sin embargo, podría enfrentar hasta 20 años si es declarado culpable del cargo que se le acusa. Y, según informa la policía, podría enfrentar cargos más severos a medida que se desarrolla la investigación.

Los seres queridos de Ellingson organizaron una campaña en la plataforma GoFundMe para pagar su funeral y dijeron que sus padres, Sheri y Cole, y su hermano, Chase, están devastados.

Sucedió en McHenry, Dakota del Norte, EE. UU. Fue a más de 193 kilómetros de Fargo, ciudad que dio nombre a una película de suspenso y luego a una serie de televisión.

En apenas un día duplicaron en GoFundMe los 10.000 dólares requeridos para su funeral. La recaudación pasa de los 24.000 dólares. La beneficiaria será la madre del joven difunto.

“Chase (su hermano) y Cayler son el corazón de la vida de Sheri y Cole”, escribió Nicole Clifton Geiszler, la coordinadora del fondo. “Lamentablemente, en la madrugada del domingo 18 de septiembre de 2022 sus vidas cambiaron para siempre. Cayler fue arrebatado demasiado pronto de ellos y de su otro hijo, Chase. Una cosa que ningún padre debería tener que soportar en su vida es perder a un hijo”.

¿Por qué no es delito de odio?

Aunque los documentos judiciales dejan claro que no se trató de un accidente, sino de un ataque por motivos políticos, la muerte de Cayler no se ha manejado como un delito de odio.

Si el caso hubiese sido al revés, donde un adulto conservador (ni se diga un hombre blanco como es el caso actual) hubiese violentado a un joven izquierdista, estaría en todas las portadas. No obstante, al tratarse del caso opuesto, ahora no se ha establecido como un delito de odio.

De acuerdo con el Departamento de Justicia de los EE. UU.: «El ‘delito’ en los delitos de odio suele ser un delito violento, como asalto, asesinato, incendio provocado, vandalismo o amenazas de cometer tales delitos».

Cayler Ellingson fue asesinado por sus creencias. Fue denominado «extremista» por su verdugo. Sin embargo, matar a un adolescente conservador como él no fue considerado un delito de odio.

Por Mamela Fiallo Flor – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.