El Centro Nacional de Estadísticas de Salud (CNES) de los Estados Unidos muestra con números que el virus del PCCh no implica un riesgo mayor en niños menores de 15 años.

Redacción BLes.com – Según los datos oficiales del Centro Nacional de Estadísticas de Salud, hasta ahora, 36 niños menores de 15 años fallecieron por el virus del PCCh en los Estados Unidos. Es realmente poco si analizamos que representa apenas el 0,03 por ciento de las muertes totales producidas por el virus. 

Según se desprende de éstos datos, los niños menores de 17 años representan el 6,7 por ciento de los casos de contagio del virus del PCCh. 

A modo de ejemplo y para comparar con otras enfermedades, encontramos que la gripe, otra enfermedad de tipo respiratoria contagiosa, mató a unas 477 personas menores de 17 años en la temporada 2018-2019. También según informa el CNES, desde 2010 hasta mediados de 2019, la gripe mató en promedio a 511 niños por año. 

Estos datos surgen oportunamente en este momento crítico de resoluciones respecto a qué hacer con los niños y adolescentes, que deberían arrancar las clases en las próximas semanas. 

A los datos estadísticos señalados se suman profesionales del área de la salud que argumentan que no hay motivo científico para no comenzar las clases en el otoño. 

El ex jefe de neurología del Stanford Medical Center, Dr Scott Atlas, en una entrevista con Fox News, afirmó que el riesgo de que los niños contraigan el virus del PCCh y mueran es prácticamente nulo. Además agregó que rara vez los niños podrían transmitir el virus a los adultos.

El gran temor, explicó el Dr. Atlas, es el riesgo para los maestros. Por supuesto, hay educadores de alto riesgo, pero el 82 por ciento de los maestros de K-12 tienen menos de 55 años. La mitad de ellos tienen menos de 41 años. Además añadió que los datos muestran que los niños no transmiten significativamente la enfermedad a los adultos.

Los maestros en la categoría de riesgo pueden usar máscaras y distancia social o, si realmente les preocupa, quedarse en casa, sugirió el Dr. Atlas, diciendo que “no hay razón para encerrar a los niños”.

Hablando de la salud de los niños, señaló que justamente el daño se podría provocar si continúan las escuelas cerradas. “El problema aquí y el punto más importante de todos es que nunca escuché a nadie hablar sobre los daños de cerrar las escuelas”, dijo. “Los daños van dirigidos a los niños. Cualquiera que priorice a los niños abriría las escuelas”. 

Los niños se están perdiendo la interacción social con sus pares, algo crítico para su maduración y el aprendizaje de la resolución de problemas. Esto es algo que no se puede aprender desde una computadora, señaló Atlas.

Un comentario publicado a principios de este mes en “Pediatrics“, una prestigiosa revista de medicina infantil, concluyó que los niños no transmiten virus del PCCh a otros con tanta frecuencia como lo hacen los adultos. La conclusión se basó en cuatro estudios recientes en Suiza, China, Francia y Australia que examinan la transmisión del virus entre niños.

“Los datos son sorprendentes”, dijo el Dr. William V. Raszka Jr. “La conclusión clave es que los niños no están impulsando la pandemia. Después de seis meses, tenemos una gran cantidad de datos acumulados que muestran que los niños tienen menos probabilidades de infectarse y parecen menos infecciosos; son la congregación de adultos que no siguen los protocolos de seguridad los responsables de conducir la curva ascendente”.

El documento señaló que la reapertura de muchas escuelas en Europa occidental y Japón sin un aumento en la transmisión comunitaria apoya la conclusión del modelo.

El presidente Trump está presionando a todos los estados a reabrir los distritos escolares en otoño, incluso, expresó que podría retener los fondos federales de educación de los estados que no abran sus puertas. 

Andrés Vacca – Redacción BLes.com