Redacción BLes– En una reciente audiencia, el congresista republicano de Arizona Paul Gosar interrogó al director del FBI, Christopher Wray, preguntándole por qué no se ha hecho pública la identidad del agente que disparó y mató a la manifestante desarmada del Capitolio Ashli Babbitt. Wray eludió el interrogatorio de Gosar.

El 6 de enero, una manifestante desarmada por la integridad electoral y veterana de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, Ashli Babbitt, fue asesinada a tiros por un agente de la Policía del Capitolio durante las protestas en el Capitolio de los Estados Unidos en Washington, DC, informó National File.

Aquí está parte de la conversación del martes 15 de junio:

Representante Paul Gosar: Eso es perturbador. El oficial de la Policía del Capitolio que disparó a Ashli Babbitt parecía estar escondido, al acecho, no dio ninguna advertencia antes de matarla. Pregunta de nuevo, por qué ese oficial que ejecutó a Ashli Babbitt [no] ha sido nombrado cuando los oficiales de policía en todo el país son rutinariamente identificados después de un tiroteo.

Jefe del FBI Wray: No voy a comentar ese caso. No es algo en lo que hayamos estado directamente involucrados, así que no puedo estar de acuerdo o en desacuerdo con su caracterización.

Representante Gosar: ¿Aprueba usted el uso de la fuerza letal contra ciudadanos desarmados, especialmente mujeres de 110 libras, sin advertencia, sin uso previo de la fuerza no letal mientras se acuesta y espera?

Chris Wray: No voy a tratar de responder a una hipótesis, especialmente un caso …

Representante Gosar: Eso no era una hipótesis. Eso es realmente lo que sucedió.

Le recomendamos: ¿El ASALTO al CAPITOLIO fue ORQUESTADO por el FBI?

Ad will display in 09 seconds

El lunes 14 de junio, el marido viudo de Ashli Babbitt apareció en Tucker Carlson Tonight con un abogado para exigir el nombre del agente que disparó y mató a su esposa.

En abril, el Departamento de Justicia dijo que no presentaría cargos contra el agente implicado, alegando “pruebas insuficientes” para decidir si se habían violado sus derechos civiles.

Samuel Montoya, un videoperiodista de Texas, fue uno de los periodistas que captó las imágenes “más claras” del asesinato de Babbitt. El horrible incidente se difundió por todo el mundo. Como resultado, los funcionarios federales detuvieron a Montoya el 12 de abril y le acusaron de cuatro delitos, entre ellos “interferir en los asuntos del gobierno” y “conducta desordenada y perturbadora en un edificio del Capitolio”.

Según la declaración jurada de la orden de detención del FBI, Montoya “se describió a sí mismo en repetidas ocasiones a otras personas dentro del edificio del Capitolio como ‘reportero’ o ‘periodista’ mientras intentaba abrirse paso entre la multitud”. Sin embargo, aparentemente no podía contar como periodista porque “nadie con ese nombre tiene credenciales de prensa del Congreso como individuo o a través de otras organizaciones”, a pesar de documentar gran parte de los acontecimientos del día, incluyendo el asesinato de Babbitt, para el medio de comunicación Infowars.

Oliver Cook – BLes.com