Redacción BLes– Los trabajadores de los cementerios cubanos han sido sorprendidos arrojando cadáveres sospechosos del coronavirus chino (COVID-19) en fosas comunes.

Las imágenes de los medios de comunicación independientes muestran a los trabajadores del cementerio llenando una fosa común con numerosos ataúdes y arreglos florales funerarios. No se ve a ninguno de los empleados etiquetando las tumbas ni registrando a quién pertenece cada ataúd. BL puede confirmar que el cementerio es el Cementerio Juan González de Santiago de Cuba.

BL entiende que la mayoría de las personas murieron a causa del COVID-19, mientras que otras no dieron positivo en las pruebas de detección del patógeno.

El Ministerio de Salud Pública de Cuba confirmó que 98 pacientes con COVID-19 murieron en 24 horas el 4 de agosto. Se trata del día más mortífero de la isla desde que comenzó el brote, lo que eleva el número total de muertes a 3.091. El ministerio también reveló que la isla comunista sigue tratando a 46.113 pacientes, lo que supone otro récord de nuevos contagios en un solo día.

Los residentes de al menos una gran ciudad central afirman que los funcionarios del Partido Comunista estaban tan abrumados con los cadáveres que recurrieron a enterrar a las víctimas en los patios de los residentes locales, según Breitbart. El partido no reconoce realmente la propiedad privada, y mantiene que todo es propiedad de la comunidad.

Han surgido varios informes sobre cementerios abarrotados, nuevas fosas comunes, funcionarios del gobierno que pierden la pista de los cadáveres y familias a las que se les proporciona información inexacta sobre los lugares de descanso final.

Advertencia: el siguiente vídeo contiene imágenes gráficas

Le recomendamos: Se FILTRÓ quién es el nuevo LOBBISTA de Huawei… Una pista, es demócrata

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Aunque el medio de comunicación independiente español Diario de Cuba confirmó la autenticidad de los vídeos de fosas comunes aparecidos en toda Cuba, el régimen castrista niega enérgicamente haber enterrado a un gran número de víctimas en la misma fosa.

Los medios de comunicación independientes cubanos informaron de que el elevado número de muertes en el centro de Ciego de Ávila llevó a los funcionarios del gobierno local a amontonar y enterrar los cadáveres en los patios traseros de las viviendas, en las inmediaciones del cementerio local.

Moraima Lugo, residente de Ciego de Ávila, reveló que no podía comer en su casa debido al “mal olor”.

“[El régimen cubano] nos había inundado de cadáveres por todas partes”, dijo según 14ymedio.

Lugo comparó toda la experiencia real con algo que esperaría de una “película de terror”. También acusó al régimen de dejar los cadáveres a sólo “unos metros (10 pies) de la ventana de su habitación”.

“Llevamos más de una semana quejándonos… porque lo que estamos viviendo no se lo deseamos a nadie”, dijo según la publicación. “Las vallas que han derribado para ampliar el cementerio pertenecen a los patios de las personas que viven allí [desde] hace mucho tiempo”.

Otros residentes de Ciego de Ávila informaron de que las fosas comunes eran tan grandes que los ataúdes quedaban con frecuencia a la intemperie mientras los trabajadores del cementerio esperaban a que se apilaran más cadáveres encima. Algunos familiares afirman que el ataúd de sus seres queridos se cocinó a 32 grados centígrados (90 grados Fahrenheit) hasta 15 días.

La prima de Yamilka Castellanos murió tras ser diagnosticada con COVID-19, no recibió atención durante cinco días en una clínica cercana.

“Estuvo sin cama en la clínica durante cinco días, murió [tras dar positivo] y la enterraron en una fosa común con otras 40 personas, la taparon y ya está”, dijo Castellanos según Breitbart.

Dawn Barlowe – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.