Redacción BLes- A pesar de la proximidad de la renovación del acuerdo entre el PCCh y el Vaticano, que honestamente no tiene nada que ver con la religión y es más bien un acto político del Papa, el régimen comunista continúa su política de sinilización (hacer las cosas chinas) sobre el cristianismo, y recientemente el sitio web Bitterwinter gran defensor de la libertad religiosa en China, publicó una serie de reportes sobre cómo las autoridades chinas están reemplazando la cruces de las iglesias con la estrella del símbolo comunista.

En julio pasado, usando una grúa enorme el gobierno del condado de Lanling, derribó las cruces de varias iglesias en el pueblo de Dazhongcun. Estas iglesias tienen la particularidad de estar ‘aprobadas’ por el régimen. Las autoridades se reunieron con los pastores de estas iglesias para advertirles de que si alguien intentaba protestar la medida, las iglesias serían derribadas completamente.

Durante el operativo, uno de los funcionarios del pueblo les dijo a los residentes que “hay que remover las cruces de todas las iglesias porque el cristianismo no pertenece a China”. 

“El número de creyentes está creciendo, lo que podría convertirse en una fuerza seria”, dijo un funcionario del gobierno de la ciudad de Linyi que supervisa el condado de Lanling. “Es por eso que las autoridades quieren sofocar el desarrollo del cristianismo.”

Según indican los reportes, el Departamento de Trabajo del Frente Unido es el encargado de llevar a cabo la política de sinilización de Xi Jinping.

En agosto, los dos consejos cristianos chinos de un condado administrado por la ciudad de Jiujiang, en la provincia de Jiangxi, ordenaron a sus más de 70 iglesias afiliadas que retiraran el símbolo de la cruz de sus sellos oficiales y lo sustituyeran por la estrella de cinco puntas y a principios de septiembre el Departamento de Trabajo del Frente Unido, ordenó a las iglesias remover los ideogramas de ‘cristianismo’ de sus sellos. 

“Se ordenó a todas las iglesias oficiales que sustituyeran sus sellos para que los creyentes aceptaran al Partido como líder principal y lo siguieran sólo a este”, dijo un director de la sede de la Iglesia de Jiujiang.

“El estado está removiendo las cruces, alterando los sellos de la iglesia y censurando los cantos. ¿Que sigue?” se quejó un creyente. “Esta es una forma disfrazada de erradicar nuestra fe.”

Pero está lejos de ser una forma disfrazada, es abierta y comenzó en 1949 cuando el Partido Comunista Chino desplazó al Kuomintang y se apoderó de China continental.

Álvaro Colombres Garmendia-BLes.com