Redacción BLes- Luego de que EE. UU. desaprobara las provocaciones del Ejército Popular de Liberación chino, el cual elevó las tensiones sobre el Mar Meridional China tras haber disparado misiles balísticos, Beijing respondió a Estados Unidos alegando que era un ‘alborotador’.

Como indica Express UK, durante ejercicios militares llevados a cabo en inmediaciones de las islas Paracel, China lanzó por lo menos cuatro misiles balísticos, llevando a que el Pentágono calificara dichas acciones como una amenaza para la paz y la seguridad de la región.

“La realización de ejercicios militares sobre territorios en disputa en el Mar de China Meridional es contraproducente para aliviar las tensiones y mantener la estabilidad”, anunció el Pentágono a través de un comunicado.

“Tales ejercicios también violan los compromisos de la República Popular China en virtud de la Declaración de 2002 sobre la conducta de las partes en el Mar de China Meridional para evitar actividades que complicarían o agravarían las disputas y afectarían la paz y la estabilidad”, acotó el Pentágono.

De acuerdo con el South China Morning Post, el régimen chino lanzó un misil balístico de alcance intermedio DF-26B y un misil DF-21D de alcance medio tras alegar que un avión espía estadounidense había entrado en una zona de exclusión aérea China en donde se llevaban a cabo ejercicios navales.

No obstante, el Pentágono afirmó que el vuelo de la aeronave se encontraba “dentro de las reglas y regulaciones internacionales aceptadas que rigen los vuelos de aviones”.

Por su parte, Beijing calificó a Estados Unidos como un “saboteador y alborotador” en la región. Desde el Ministerio de Relaciones Exteriores de China afirmaron que los ejercicios eran “arreglos de rutina realizados por el ejército chino frente a las costas de China”.

En otro episodio que tuvo lugar el pasado jueves, el régimen chno aseguró haber obligado a retroceder a un buque estadounidense que supuestamente había traspasado aguas territoriales marítimas de las islas Paracel sobre las cuales China asegura tener jurisdicción.

El portavoz de la Flota del Pacífico de Estados Unidos, el teniente de la Armada, James Adams, respondió a las acusaciones de Beijing enfatizando que el buque en ningún momento había sido retirado de la zona, calificando tales declaraciones sobre la misión como falsas.

Según Adams, el barco “realizó esta operación de libertad de navegación de acuerdo con el derecho internacional y luego continuó realizando operaciones normales en aguas internacionales”.

El portavoz de la Armada de los Estados Unidos calificó las declaraciones del régimen chino como “la última de una larga serie de acciones para tergiversar las operaciones marítimas legales de Estados Unidos y afirmar sus reclamos marítimos excesivos e ilegítimos a expensas de sus vecinos del sudeste asiático en el Mar de China Meridional”, de acuerdo con Newsweek.

Adams enfatizó que la operación “defendió los derechos, las libertades y los usos legítimos del mar reconocidos en el derecho internacional al impugnar las restricciones ilícitas al paso inocente impuestas por China, Taiwán y Vietnam y también al impugnar la reivindicación por parte de China de líneas de base rectas que encierran las Islas Paracel”.

La semana pasada la portavoz del ministerio vietnamita Le Thi Thu Hang dijo que los archipiélagos Hoang Sa (Paracel) y Truong Sa (Spratly) son partes inseparables del territorio vietnamita. Hizo hincapié en que Vietnam tiene una base totalmente legal y evidencia histórica para afirmar su soberanía sobre ambos archipiélagos bajo el derecho internacional.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, afirmó en el mes de julio que los reclamos del PCCh en la región son completamente ilegales.

“Las afirmaciones de Pekín sobre los recursos costa afuera en la mayor parte del Mar de China Meridional son completamente ilegales, al igual que su campaña de intimidación para controlarlos”, escribió en un comunicado.

César Múnera – BLes.com