Redacción BLesEn su informe anual de 2021, publicado el 21 de abril, la Comisión de Libertad Religiosa Internacional de los Estados Unidos (USCIRF) calificó al régimen chino como uno de los principales “violadores atroces” de la libertad religiosa en el mundo, y asegura que las condiciones en China se deterioraron aún más en 2020.

El informe, desarrollado por una Comisión independiente de expertos en religión, destaca la preocupación sobre las violaciones a la libertad religiosa bajo el régimen comunista chino el cual, advierte, extiende su influencia y actividades represivas más allá de sus fronteras.

Justamente, el informe de este año destaca no sólo los abusos de Pekín contra su propio pueblo, sino también su creciente influencia internacional para condicionar negativamente la libertad religiosa y los derechos humanos en el mundo.

“Las tácticas incluyen el acoso, la intimidación y la detención de activistas de derechos humanos, minorías étnicas y religiosas y otros críticos y disidentes”, afirma el reporte. .

Uno de los casos más paradigmáticos al respecto, es la relación con la minoría musulmana uigur y su país vecino Turquía, quien habría sido presionado por el régimen comunista chino para silenciar a los críticos e incluso repatriar a los refugiados uigures a China. 

En este sentido, Tony Perkins, vicepresidente de la USCIRF, declaró que las violaciones de la libertad religiosa por parte del Partido Comunista Chino (PCCh) y sus crecientes amenazas e intimidación en el extranjero “representaron los desarrollos más preocupantes que vimos en 2020”.

La manipulación del régimen comunista llega incluso a grandes empresas internacionales, las cuales están siendo obligadas por parte del PCCh, a ignorar los abusos de los derechos humanos en China, amenazando a los ejecutivos de las empresas con “elegir entre cumplir con las leyes estadounidenses y las leyes chinas”, asegura el reporte.

Le recomendamos:

El informe destaca también el avance en tecnología utilizada por el régimen para cumplir con su misión de espiar controlar y robar información tanto dentro de china como en el exterior.  

Varios regímenes represivos alrededor del mundo buscan replicar un “modelo de China” e importar el “autoritarismo digital” del régimen, utilizando empresas de tecnología chinas tales como Huawei y ZTE para implementar y desplegar las acciones necesarias para la represión, asegura el informe.

Entre las minorías perseguidas destacadas, aparece la práctica espiritual Falun Dafa, también conocida como Falun Gong. La cual fue prohibida por el PCCh en los años 90 y continúa su prohibición y persecución sistemática incluso hasta el día de hoy. Sus practicantes han realizado gran cantidad de denuncias en cortes internacionales y nacionales, alegando persecución, encierro en capos de trabajo forzado, tortura y sustracción forzada de órganos segudo de muerte.

“Según los informes, miles de practicantes de Falun Gong fueron acosados y detenidos durante 2020 por practicar su fe, y algunos probablemente murieron debido a los abusos y la tortura durante su detención. Informes internacionales creíbles también sugieren que la extracción de órganos, incluso de practicantes de Falun Gong, probablemente continuó”.

Teniendo en cuenta las atrocidades denunciadas, entre otras recomendaciones, la comisión instó al gobierno de Biden a no enviar funcionarios a los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 en Beijing, citando persecución religiosa, incluida la represión de los musulmanes uigures por parte de China, que Washington, durante la era Trump, ha calificado de genocidio.

También alentó a Washington a seguir imponiendo sanciones financieras y de visado específicas a las agencias y funcionarios del gobierno chino responsables de “violaciones sistemáticas, continuas y atroces”.

Gayle Manchin y Tony Perkins, presidente y vicepresidente de la USCIRF, escribieron una nota en el Wall Street Journal del domingo, en la que anunciaron que el régimen comunista chino les impuso sanciones por su trabajo, en un intento por silenciar las denuncias a los abusos en derechos humanos en China.

Andrés Vacca – BLes.com