Redacción BLes– Un portavoz del régimen chino anunció en un comunicado el viernes por la noche nuevas restricciones sobre las actividades de los diplomáticos estadounidenses que trabajan en China continental y en Hong Kong. Justificaron su decisión afirmando que las medidas buscan equiparar las restricciones ejercidas por Estados Unidos sobre diplomáticos chinos desde el año pasado. El anuncio surgió apenas diez días después de que el Secretario de Estado Mike Pompeo decretara nuevas restricciones a los funcionarios chinos. 

Según la primicia reportada por AP News, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo que las restricciones se aplicarían a los diplomáticos de alto nivel y a todo el resto del personal de la Embajada de Estados Unidos en Beijing y los consulados de China continental.

No se dieron detalles sobre las nuevas restricciones ni desde cuándo se implementarán.  Cabe destacar que los diplomáticos estadounidenses desde hace años padecen grandes limitaciones, entre las cuales figura qué partes de China tienen permitido visitar y cuáles no, como el caso de los campus universitarios donde tienen vedado el acceso. 

Si bien es cierto que Estados Unidos últimamente también endureció los límites sobre los funcionarios chinos, quienes desde ahora deberán solicitar permisos para visitar los campus universitarios, notificar con antelación las reuniones con funcionarios o políticos norteamericanos, viajes y eventos culturales, pero estas medidas fueron tomadas  justamente para equiparar ciertas restricciones que rigen desde hace años sobre los funcionarios estadounidenses. 

El comunicado de prensa del Departamento de Estado presentado la semana pasada, inicia informando que durante muchos años el régimen comunista chino ha impuesto barreras significativas a los funcionarios estadounidenses que trabajan en la República Popular China. Según indicaron siempre desde el gobierno chino, el objetivo es impedir que los diplomáticos realicen cualquier tipo de negociación regular y se conecten con el pueblo chino. 

Por lo cual resulta cínico que unos días después del comunicado de prensa estadounidense, el Partido Comunisa Chino anuncie nuevas restricciones argumentando equiparar con las medidas las restricciones por el Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Como es sabido, la Embajada de los Estados Unidos en China siempre tuvo vetado el acceso sin restricciones a las redes sociales locales, al mismo tiempo que los ciudadanos chinos no pueden usar Twitter y Facebook, entre otras plataformas de redes sociales occidentales.

Las restricciones no apuntan solo a los funcionarios que trabajan en China, según informa Fox News, el mes pasado, el régimen chino anunció que impondría sanciones a 11 ciudadanos estadounidenses, incluidos los senadores republicanos Ted Cruz, Marco Rubio, Josh Hawley, Tom Cotton, y Pat. Toomey. El Departamento de Estado, en ese entonces, describió la medida como un esfuerzo de Beijing para “extender el gobierno autoritario más allá de sus fronteras”.

El comunicado de Pompeo insiste en que Estados Unidos promueve el acceso recíproco a las instituciones educativas y culturales para los diplomáticos estadounidenses tanto en China como en cualquier parte del mundo. Y asegura que los nuevos requisitos para los diplomáticos del Partido Comunista Chino son una simple respuesta a las excesivas restricciones impuestas a los diplomáticos estadounidenses.

Finaliza el informe diciendo: “Si la República Popular China elimina las restricciones impuestas a los diplomáticos estadounidenses, estamos dispuestos a corresponder.”

Lejos de esto, diez días después, el régimen chino endureció las restricciones. 

Andrés Vacca-BLes.com