El régimen chino comparó la manifestación de Washington del 6 de enero con las de Hong Kong, tratando de aprovecharla para hacer propaganda a su sistema y evadiendo la responsabilidad como uno de los mayores represores de los derechos humanos.

A través de agentes pagados y de miembros del Partido Comunista de China (PCCh) inundó las redes sociales con comentarios que tratan de desprestigiar la democracia estadounidense, describe el medio de defensa de la libertad religiosa y de los derechos humanos Bitter Winter del 8 de enero.

Toda esa propaganda fue amplificada por el medio del PCCh, Global Times, que ignoró establecer las grandes diferencias entre los contextos sociales y políticos en los EE. UU. y en Hong Kong.

Además, el Global Times establece un paralelo entre las fraudulentas elecciones ocurridas en Estados Unidos y la antigua Unión Soviética, cuya desaparición tanto estudia por temor a que le ocurra lo mismo.

El PCCh no solo despojó a sus miles de millones de ciudadanos del derecho a la libre elección de candidatos y de votar por ellos, sino que llegó a convertirse en la mayor amenaza para el mundo, dadas las constantes y graves agresiones que comete contra los demás países.

En cuanto a Hong Kong, hace tan solo dos días que el PCCh asestó uno de los golpes más duros a los defensores de la democracia, arrestando a 53 de ellos en una gigantesca redada en la utilizó a cerca de 1.000 policías, según Swiss Info del 6 de enero.

“Las democracias liberales de todo el mundo deben seguir hablando en contra de la brutal destrucción de una sociedad libre”, mencionó, el último gobernador británico de Hong Kong, Chris Patten.

Agregando: “”No deberíamos buscar contener a China sino restringir al Partido Comunista Chino”.

Por su parte el Secretario de Relaciones Exteriores británico, Dominic Raab, dijo: “El arresto masivo de políticos y activistas en Hong Kong es un grave ataque a los derechos y libertades de Hong Kong, protegidos por la Declaración Conjunta”.

Agregando que China había engañado deliberadamente al mundo sobre su ley de seguridad, de acuerdo con Swiss Info.

Hong Kong disfrutaba de los derechos que obtuvo como colonia británica, y al ser transferida la gran ciudad, en 1997, al dominio de PCCh este firmó un tratado internacional en el que garantizaba su respeto, pero en junio del 2020 lo violó implantando una ley en ese sentido.

Desde entonces el PCCh reprime abiertamente toda manifestación que reclame esos derechos, y detiene condenando a prisión a quienes participaron de las manifestaciones en contra de sus abusos.

Es de notar que el PCCh también es acusado de interferir con el proceso electoral estadounidenses, de acuerdo con las demandas de los abogados de la Campaña Trump, Rudy Giuliani y Jenna Ellis.

José Hermosa-BLes.com