El argumento de Musk es plausible. Se apoya en que mientras Ford está invirtiendo para crear 11000 puestos de trabajo y General Motors 4000, Tesla ya ha creado 50000 empleos. Es decir, más del doble que sus competidores combinados.

Tras el primer discurso anual de su mandato, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, fue duramente criticado por el reconocido empresario oriundo de Sudáfrica, Elon Musk. Y es que durante el icónico discurso del Estado de la Unión, Biden respaldó a Ford y General Motors, por la elaboración de vehículos eléctricos, mientras que ignoró el reconocimiento a Tesla, su principal fabricante.

Por medio de Twitter, Musk enfrentó directamente al mandatario demócrata por ignorar el papel de Tesla —empresa insigne en Estados Unidos y propiedad del sudafricano— en la creación de fuentes de empleo para el país.

El argumento de Musk es plausible. Se apoya en que mientras Ford está invirtiendo para crear 11000 puestos de trabajo y General Motors 4000, Tesla ya ha creado 50000 empleos. Es decir, más del doble que sus competidores combinados.

Musk se opone a los subsidios estatales

La postura de Biden ha dado a entender que el mandatario tiene ciertas reservas con respecto a Musk, quien en agosto de 2021 comentó que la administración demócrata «no era la más amigable», después haberse llevado a cabo una reunión en la Casa Blanca en la que estuvieron los fabricantes de automóviles, pero que no incluyó a Tesla.

Cuatro meses después, en enero, Musk se quejó de que su compañía quedó fuera de un video oficial de la Casa Blanca que promocionaba vehículos eléctricos y presentaba a la directora ejecutiva de General Motors (GM), Mary Barra.

Musk destacó cuánto la Casa Blanca ignora a Tesla diciendo en Twitter: «Empieza con un T/Termina con un A/ESL en el medio» y luego comparó a Biden con un «títere de calcetín húmedo».

“Biden ha ignorado deliberadamente a Tesla en todo momento y declaró falsamente al público que GM lidera la industria de los automóviles eléctricos. Tesla produjo más de 300.000 vehículos eléctricos el último trimestre y GM produjo 26”, dijo Musk a CNBC la semana pasada.

Según Bloomberg, la fábrica de Tesla en Fremont, California, es la planta automotriz más productiva de toda América del Norte, con una producción promedio de 8550 automóviles por semana.

Dadas las declaraciones de la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, cuando se le preguntó por qué Tesla no fue invitada a una cumbre de vehículos eléctricos en la que participaron Ford y General Motors (en agosto del 2021), es evidente que Biden ignora a Tesla porque no está sindicalizado.

Acorde detalló Market Watch, Biden quiere otorgar a los vehículos eléctricos fabricados en Estados Unidos y fabricados por sindicatos un incentivo fiscal adicional de 4500 dólares, creando un enfrentamiento entre los fabricantes de automóviles Tesla y Toyota Motor Corp, sin trabajadores sindicalizados estadounidenses de un lado, y los fabricantes de automóviles afiliados a United Auto Workers en Detroit por el otro.

Elon Musk cuestiona la política fiscal de Biden

El empresario Elon Musk se opone a la financiación del gobierno para subsidiar las estaciones de carga de vehículos eléctricos. A la par, el inventor también ha enfrentado a Biden por el presupuesto federal.

«Honestamente, podría ser mejor si el proyecto de ley no se aprueba… El déficit del presupuesto federal es una locura», dijo Musk y agregó que el Congreso no debería aprobar el proyecto de ley de la administración Biden para aumentar los subsidios a los vehículos eléctricos, diciendo que la propuesta empeoraría el déficit presupuestario del país.

 

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.