Redacción BLesUna reciente encuesta realizada en los Estados Unidos reveló que su población manifiesta una profunda preocupación por el régimen comunista chino. Entre los aspectos más destacados se incluye su creciente poder militar, las amenazas de invasión sobre Taiwán, la competencia económica que implica China y los abusos en materia de derechos humanos. 

La reconocida consultora de opinión Pew Research Center publicó esta semana los resultados de su última investigación, en la que refleja que la preocupación respecto al peligro que implica para el mundo el régimen comunista chino no es solo un sentimiento de un sector político, sino más bien es compartido por gran parte de la población estadounidense.

El actual líder del Partido Comunista Chino (PCCh), Xi Jinping, está a punto de renovar su cargo por tercer período consecutivo, sin embargo, para los estadounidenses, esto no parecería ser la mayor preocupación. Solo tres de cada diez encuestados mencionaron este asunto como un problema muy serio para el país. 

Más específicamente, de los 5098 encuestados la gran mayoría manifestó su preocupación por la asociación entre la China autoritaria y Rusia (el 87 por ciento afirma que es “algo” o “muy” preocupante este asunto); el creciente poder militar de China (86 por ciento); tensiones entre China y Taiwán (82 por ciento); competencia económica de China (82 por ciento); y los abusos de los derechos humanos en China (80 por ciento).

En términos de intensidad, las preocupaciones sobre la asociación de China con Rusia y el aumento de su poder militar fueron las más urgentes, con un 57 % y un 50 % de los encuestados calificando esos problemas como “muy serios”, respectivamente.

Las tensiones con Taiwán, la expansión militar de China y la competencia económica reflejaron una tendencia creciente con respecto a la última encuesta realizada por Pew sobre este mismo asunto en marzo de este año.

La consultora asoció este aumento en la percepción de peligro al aumento de las tensiones entre Estados Unidos y el régimen luego de la visita de la vicepresidenta Nancy Pelosi a Taiwán.

En el mismo sentido Paw destacó que la Ley de Chips y Ciencia, aprobada por el Senado de los Estados Unidos y destinada a proteger a la industria electrónica local de las prácticas abusivas chinas, pudo haber cooperado con que el público concentre sus preocupaciones en la competencia económica de China.

Otro punto destacable es la preocupación por una posible asociación entre Rusia y el régimen chino, lo cual reflejó una gran preocupación de la población en la encuesta realizada en marzo, y si bien en la actual también fue el asunto más señalado por los votantes, fue bastante más leve que en la versión anterior.  

Al analizar al perfil de los encuestados, surgió que aquellos que mostraron una preocupación mayor por el régimen son los declarados republicanos y sobre todo aquellos de mayor edad. 

Las percepciones negativas hacia el régimen chino en la población estadounidense también ha sido reflejada en otros estudios realizados post pandemia. 

Tal es el caso de Gallup, quien detectó a comienzos del año 2021 un cambio pronunciado en las actitudes de los encuestados sobre este asunto.

En esta encuesta se reveló que la cantidad de estadounidenses que veían a China como su “mayor enemigo” se duplicó con creces con respecto al año anterior, incluso cuando la pandemia de coronavirus de Wuhan estaba retrocediendo.

En ese entonces la consultora identificó como causante de este sentimiento al daño económico infligido al mundo occidental durante el año 2020.

Existe consenso en la intención de enfrentar los atropellos del régimen chino

Cabe destacar que si bien quedó demostrado que la población estadounidense manifiesta una fuerte preocupación por el accionar del régimen chino, eso no implica que exista un deseo de que Estados Unidos evite contactos y conflictos con China, más bien todo lo contrario.

Cuando en la encuesta de Pew se les preguntó a los encuestados si Estados Unidos debería continuar con la visita de políticos de alto nivel a Taiwán, incluso si esto perjudica las relaciones bilaterales con el régimen chino, el 54 % afirmó que debería hacerlo.

Incluso no existe diferencia entre republicanos y demócratas sobre cómo Estados Unidos debe tratar el asunto de sus viajes diplomáticos a Taiwán.

Los encuestados de ambos partidos afirmaron en igual proporción que los funcionarios estadounidenses deben continuar visitando Taiwán, independientemente de su orientación política.

Los republicanos, sobre todo luego de la presidencia de Donald Trump, fueron quienes comenzaron a llamar la atención con consistencia el peligro que implicaba el desarrollo del régimen chino no solo para Estados Unidos sino para el mundo entero. 

La segunda campaña presidencial de Trump estuvo en gran parte centrada en esta cuestión, mientras que en este aspecto la campaña de su competidor demócrata Joe Biden fue mucho más liviana.

A tal punto que muchos acusaron a Biden de simpatizar con el régimen comunista y minimizar su riesgo. 

En su campaña presidencial de 2020, Biden se burló de quienes veían a Beijing como una amenaza, o incluso como una competencia seria. “¿China se va a comer nuestro almuerzo? Vamos, hombre”, fueron sus palabras durante un acto en Iowa City.

“Quiero decir, ya sabes, no son malas personas, amigos. ¿Pero adivina que? No son competencia para nosotros”, continuó Biden.

Sin embargo con el paso de los meses, una vez que Biden llegó a la presidencia fue cambiando su discurso y tanto él como sus funcionarios adquirieron un perfil mucho más combativo contra el régimen chino.

La máxima demostración de este cambio de actitud fue cuando Nancy Pelosi, la presidente de la Cámara de Representantes demócrata de los Estados Unidos, visitó Taiwán a pesar de las fuertes amenazas del régimen para que no lo haga.

Seguramente nunca sabremos si fue por convencimiento real, o simplemente por haber interpretado las preocupaciones de la población. Lo que sí es evidente es que los ciudadanos estadounidenses adquirieron una preocupación genuina respecto al avance del comunismo chino y su impacto en el mundo y en los Estados Unidos.

Andrés Vacca –Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.