Redacción BLesUn magnate inmobiliario chino, miembro del Partido Comunista de China, hizo sonar las alarmas de seguridad en EE. UU. luego de que se conociera que adquirió casi 57.000 hectáreas de tierra en el estado de Texas, en la frontera con México, cerca de la Base de la Fuerza Aérea Laughlin, y planea llevar a cabo un megaproyecto de infraestructura que podría plantear una amenaza a la Nación.

Acorde a lo que reportó Breitbart, el industrial multimillonario de la provincia China de Xinjiang, Sun Guangxin, tras haber comprado las tierras en los Estados Unidos en 2015 a través de su empresa GH America Investments Group, está planeando instalar un parque eólico en la propiedad.

La decisión del magnate chino de invertir en Texas trajo serias preocupaciones, debido a las estrechas conexiones de Sun con el Partido Comunista Chino y la potencial amenaza a la seguridad nacional que GH America representaría para Texas y Estados Unidos, ya que la operación podría ingerir en el control del sistema de red eléctrica del estado.

El senador republicano por Texas, Ted Cruz, dijo a Forbes en un comunicado, que “Estos parques eólicos afectan nuestras rutas de entrenamiento y representan un riesgo severo para nuestra seguridad nacional”

Y alertó que “El Partido Comunista Chino ha demostrado una y otra vez que está dispuesto a invertir miles de millones de dólares para expandir sus capacidades de espionaje y su alcance global, incluso mediante planes de compra de tierras cerca de bases militares”.

Le recomendamos: Lo que NO TE CONTARON de la MEGAFIESTA de OBAMA

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

El 7 de junio el gobernador de Texas, Greg Abbott firmó el proyecto de ley de Protección de Infraestructura Lone Star, que luego, el 18 de junio fue promulgada, para no permitir que entidades empresariales relacionadas con “naciones hostiles”, tengan acceso a la red eléctrica de Texas y otras piezas de “infraestructura crítica”, como las redes de computadoras y los sistemas de tratamiento de desechos, escribió Forbes.

Ya el 20 de abril de 2021, el Senador Cruz había presentado un proyecto de ley de “Protección de Instalaciones y Rangos Militares de 2021”, que requeriría que el CFIUS (Comité de Inversión Extranjera en EE. UU.) vuelva a revisar “cualquier compra o arrendamiento de bienes raíces cerca de una instalación militar o espacio aéreo militar en los Estados Unidos hecha por personas extranjeras conectadas o subvencionadas” por China, Rusia, Irán o Corea del Norte.

Las operaciones de Sun en Texas podrían comenzar tan pronto como a principios de 2023, informó Forbes.

Randy Nunns, un terrateniente local y expresidente de Devils River Conservancy, una organización dedicada a la protección y conservación del río Devils de Texas, manifestó con indignación, que no entendía cómo podría alguien de Texas vender tierras a los chinos.

Acorde al informe de Forbes, el intermediario en la compra de las tierras fue David Frankens, un hombre de negocios de la ciudad texana de Lufkin. Según indican, las escrituras de las tierras, Frankens compró propiedades a propietarios existentes y luego las vendió a la filial de Sun el mismo día. También menciona el informe que la persona no identificada que vendió los terrenos a Frankens, dijo que no sabía que iba a vender la propiedad a GH America.

Forbes estima que el patrimonio neto de Sun es de 2.100 millones de dólares, e hizo un  repaso de los orígenes oscuros de la fortuna del magnate.

Nacido como hijo de un granjero en 1962, solo unos años antes del inicio de la Revolución Cultural de Mao Zedong. Sirvió en el Ejército Popular de Liberación cuando era adolescente, llegando al rango de capitán.

Su turbio camino hasta convertirse en multimillonario comienza a fines de la década de 1980, tras dejar el ejército. Sun abrió el primer restaurante de mariscos frescos en Ürümqi, capital de la provincia de Xinjiang, lo que le permitió comenzar a relacionarse con hombres de negocios y funcionarios del partido. En 1989, adquirió Xinjiang Guanghui Industry Investment Group (Guanghui), cuya primera actividad fue la importación de equipos de perforación petrolera de la desintegrada Unión Soviética y su venta a empresas chinas estatales.

Según los informes, Sun empleó a exoficiales del ejército y funcionarios del régimen para administrar sus negocios, y a principios de los 90 abrió una rama del Partido Comunista Chino (PCCh) dentro de su empresa, a cambio de jugosos tratos en terrenos inmobiliarios, que consistían en adquirir fábricas estatales en quiebra para derribarlas y reemplazarlas por unidades de apartamentos y torres de oficinas, según un artículo del Washington Post de 2002.

Volviendo al ambicioso proyecto actual del magnate de Xinjiang en EE. UU., Forbes informó que el gobierno federal ha dado la aprobación regulatoria a su parque eólico y el CFIUS también firmó el proyecto en diciembre pasado. Aunque señaló que la aprobación del CFIUS es condicional y podría revertir su decisión.

Vanesa Catanzaro – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.