En el documento del presupuesto para el Año Fiscal 2021, el gobierno de Joe Biden no incluyó la histórica Enmienda Hyde, que evita subsidios a las clínicas de abortos desde 1980.

A principios de mes el gobierno de Joe Biden dio a conocer su propuesta de presupuesto para el Año Fiscal 2021. Entre los nuevos y masivos planes para aumentar el gasto público, el documento esquiva las restricciones de años anteriores y especifica gastos destinados para financiar abortos con el dinero del contribuyente.

Concretamente, lo que el Presupuesto 2021 elimina es la Enmienda Hyde, una histórica clausula legislativa que está en todos los presupuestos federales desde 1980, introducida por el entonces presidente Ronald Reagan para frenar automáticamente cualquier erogación estatal que termine en manos de clínicas de abortos.

Esta Enmienda, que en el Presupuesto 2021 brilla por su ausencia, había sido defendida ampliamente por el presidente Biden cuando era Senador. En abril de 1994, el entonces senador Biden dijo en un efusivo discurso justificando la Enmienda Hyde: “Aquellos de nosotros que nos oponemos al aborto no deberíamos ser obligados a pagar por ellos“.

Pero la nueva agenda demócrata está hoy muy lejos de la agenda que defendía Biden y los Clinton en los 90s. Ahora, los demócratas defienden no sólo los abortos si no que su financiación desde el Estado.

Enmienda Hyde: “Ninguno de estos fondos serán gastados en abortos. Ni ninguno de estos fondos serán gastados en cobertura médica que cubra abortos”

Le recomendamos: BIG TECH – CÓMPLICES del RÉGIMEN CHINO para imponer un NUEVO ORDEN MUNDIAL

Ad will display in 09 seconds

El gobierno de Estados Unidos ya financia múltiples clínicas de abortos como Planned Parenthood, ya que estas organizaciones dividen sus operaciones y reciben fondos del programa Medicaid por su rama que dicen ser “clínicas anti-conceptivas“.

Pero con este cambio a la Ley de Presupuestos Fiscales del gobierno de Joe Biden, estas organizaciones abortistas no tendrán ni siquiera que hacer trucos legales o esconder su verdadero propósito para recibir subsidios del Estado federal.

Esta había sido una propuesta central de la fallida campaña presidencial de Kamala Harris en 2019, que parece haber tomado este nuevo gobierno demócrata que es un híbrido entre la senilidad de Joe Biden y la agenda de extrema izquierda de Harris.

Durante varias décadas, la Enmienda Hyde ha protegido la conciencia de los tejanos pro-vida y ha salvado miles de vidas antes de nacer. El presupuesto propuesto por Biden, aunque no sorprende, es desalentador para el movimiento Pro-Vida y para todos los que se preocupan por la dignidad de la vida humana. Los legisladores federales deben trabajar para oponerse a los esfuerzos de Biden y trabajar para incluir la Enmienda Hyde en el presupuesto federal“, aseguró Kimberlyn Schwartz, directora de medios y comunicación de Texas Right to Life.

Por su parte, Planned Parenthoodquien recientemente financió una persecución política en Argentina, defendió y celebró la decisión.

Fuente: La Derecha Diario