Redacción BLes– Un grupo de senadores bipartidistas presentó críticas contundentes contra la propuesta de la administración Biden respecto al plan de estímulo destinado a enfrentar la pandemia, sugiriendo a la Casa Blanca que está proporcionando demasiado dinero “a los estadounidenses de altos ingresos”.

El grupo de senadores bipartidistas, liderado por el demócrata Joe Manchin, estableció una conferencia telefónica en la que participó también Jeff Zients, coordinador de políticas contra el virus PCCh de Biden y Louisa Terrell, jefa de asuntos legislativos de la Casa Blanca el domingo por la tarde, reportó el medio conservador Daily Wire.

Aparentemente fue el primer diálogo entre el grupo y la administración Biden, en el que se planteó una fuerte oposición contra el plan de estímulo presentado por Biden por 1,9 billones de dólares, el cual estaría dirigido en gran parte a personas con altos ingresos.

La administración Biden propuso un paquete por un total de 1,9 billones de dólares, que incluye un pago único de 1.400 para los beneficiados, un aumento del salario mínimo a 15 dólares por hora y una extensión de los beneficios por desempleo hasta septiembre. 

A su vez también se propuso un total de 20 mil millones de dólares para la mejora de la distribución de vacunas, un Crédito Tributario por Ingreso del Trabajo e Impuesto por Hijos. Extensión de crédito y 350 mil millones en fondos adicionales para los gobiernos estatales y locales.

La crítica planteada no está centrada en los montos asignados, sino más bien en la distribución de ese dinero, ya que implica un gasto federal enorme que puede ser desaprovechado totalmente si los fondos no llegan a las manos que verdaderamente lo necesitan. 

Según trascendió, los senadores habrían expresado ante los funcionarios de la Casa Blanca su apoyo a gastar más en distribución de vacunas, pero rechazaron los pagos de estímulo, recomendando a la Casa Blanca a que se planifique mejor su distribución para que realmente lleguen a los más necesitados.

La senadora republicana Susan Collins, también presionó a los funcionarios de Biden, y reclamó explicaciones sobre por qué las familias con ingresos de 300.000 dólares serían elegibles para recibir ayuda federal, e instó a centrarse en los trabajadores de bajos ingresos.

La reunión se produce después de que Biden dijera a finales de la semana pasada: “no hay nada que podamos hacer para cambiar la trayectoria de la pandemia en los próximos meses”. Lo cual despertó una gran polémica, sobre todo teniendo en cuenta que unos días atrás cuando estaba asumiendo la presidencia dijo que el trabajo de su administración “comienza con controlar COVID”.

Es probable que la propuesta de Biden no sea aprobada por el Senado por no llegar al umbral de 60 votos necesario, a menos que cambien significativamente los métodos de redistribución. 

Pero, los demócratas podrían eludir el umbral de 60 votos y aprobar el proyecto de ley en el Senado por mayoría simple empleando el proceso de “reconciliación presupuestaria” y utilizando a la vicepresidenta Kamala Harris para romper cualquier empate. De hecho la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo el miércoles que “no vamos a quitar ninguna herramienta de la mesa”.

Andrés Vacca-BLes.com