Ebrahim Raisi, el radical presidente-electo de Irán, exigió en su primer conferencia de prensa que Estados Unidos “levante todas las sanciones opresivas” contra su país, antes de sentarse a negociar por el acuerdo nuclear.

Mientras el ingenuo presidente estadounidense Joe Biden insiste en regresar a un acuerdo nuclear con Irán, el nuevo presidente-electo iraní, Ebrahim Raisi, señaló que no se reunirá con el mandatario norteamericano, y afirmó que seguirá financiando a milicias regionales.

En su primera conferencia de prensa televisada, el recientemente elegido presidente de Irán respondió la pregunta acerca de si estaría dispuesto a reunirse con Biden, a lo que Raisi​​​​​​​ dio un contundente “No, y afirmó que “para que eso ocurre primero Estados Unidos tiene que levantar todas las sanciones opresivas contra Irán“, marcando una posición más radical que la del saliente presidente Hasán Rohaní.

Raisi calificó el programa nuclear de su país como “no negociable“, y aseguró que Irán continuará enriqueciendo uranio a porcentajes cercanos a los necesarios para fabricar bombas atómicas, hasta que “Estados Unidos demuestre que quiere cooperar“.

Se espera una total profundización de políticas anti-occidente con la asunción de Ebrahim Raisi, censurando redes sociales y desinformando a su población acerca de lo que pasa fuera del mundo árabe. 

Raisi tiene el enorme desafío de no solo mantener el puño de hierro con el que la teocracia gobierna Irán, si no que deberá tomar medidas para salir de la crisis económica, puesto que tras la pandemia, el 80% de la población está por debajo del umbral de la pobreza y el país está en camino a una hiperinflación.

Le recomendamos: NURSULTÁN | ¿La CIUDAD FUTURISTA del CABAL?

Ad will display in 09 seconds

El fallido Acuerdo Nuclear de Obama que ahora Biden quiere revivir

En 2015, el entonces presidente Barack Obama negoció con Rohaní un programa de desnuclearización, metiendo a Irán en el Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC), junto al Reino UnidoFranciaAlemaniaChina Rusia.

Bajo este acuerdo, Irán accedió en la teoría a eliminar sus reservas de uranio enriquecido medio, además de disminuir sus reservas de uranio enriquecido al 98% y reducir en dos tercios sus centrifugadoras de gas durante la próxima década. A cambio, Obama levantó sanciones contra la dictadura iraní e incluso les envió miles de millones de dólares en “ayuda humanitaria” a Teherán.

El PAIC resultó ser un fracaso rotundo. Como demostró el gobierno israelí en 2018, Irán no dejó su programa nuclear de lado, solamente lo pasó a la clandestinidad. Incluso el régimen iraní usó el dinero que Obama les envió para profundizar el enriquecimiento de uranio.

Ese mismo año, el presidente Donald Trump anunció la salida de Estados Unidos del PAIC, y dejó de enviarles dinero a Irán. En su lugar, coordinó ataques estratégicos junto a Israel para desarmar la capacidad nuclear iraní.

Pero ahora, a pesar de que Irán está al borde del colapso económico, sin su jefe del Programa Nuclear (quien fue asesinado por el Mossad), y con las sanciones que le impiden acceder a uranio barato, Biden quiere volver al fallido Plan de Acción Nuclear.

Fuente:  La Derecha Diario