Redacción BLes – El lunes el inspector general del Departamento de Justicia de Estados Unidos (DOJ por sus siglas en inglés), Michael Horowitz, publicó el informe sobre las eventuales irregularidades y abusos del FBI para poder espiar la campaña del entonces candidato presidencial Donald Trump en 2016.

Luego de la presentación, el fiscal general William Barr expuso cómo el informe demostraba la “mala conducta” de “un pequeño grupo de antiguos oficiales” de la agencia de inteligencia, durante la Administración Obama, para obtener una orden de la Ley de Inteligencia Extranjera (FISA por sus siglas en inglés) para vigilar a un miembro de la campaña de Trump.

La acción de los agentes demostró un “claro abuso del proceso FISA”, apuntó Barr en un comunicado.

La orden FISA fue solicitada con la excusa de que personas vinculadas a Trump estaban coludiendo con Rusia. Este hecho fue negado desde el comienzo por Trump y posteriormente fue refutado por la extensa y costosa investigación del fiscal especial Robert Mueller.

En este marco, el analista y comentarista legal de Fox News, Gregg Jarret, expuso que el documento de 476 páginas del inspector Horowitz dejó en evidencia dos cosas:

1- Cómo y por qué el FBI inició una investigación del entonces candidato Donald Trump y su campaña en julio de 2016.

2- La decisión de buscar una orden de vigilancia FISA para vigilar a un asociado de la campaña de Trump.

En cuanto a la primera acción, Barr señaló: “El FBI lanzó una investigación intrusiva de una campaña presidencial estadounidense sobre la más mínima sospecha que, en mi opinión, era insuficiente para justificar las medidas tomadas”.

Sin embargo, apuntó el fiscal general, el FBI “siguió adelante” con su investigación incluso ante pruebas “consistentemente exculpatorias”.

Jarrett, quien es el autor del libro más vendido del New York Times ‘El engaño de Rusia: El plan ilícito para limpiar a Hillary Clinton y culpar a Donald Trump’, explicó que, en efecto, Barr está convencido de que el FBI “se equivocó al investigar a Trump y su campaña, porque las pruebas eran notoriamente deficientes”.

En cuanto al segundo item, Barr condenó a los mismos funcionarios del FBI que “engañaron al tribunal FISA, omitieron hechos exculpatorios críticos de sus archivos y suprimieron o ignoraron información que negaba la fiabilidad de su fuente principal”.

La fuente principal, detalló por su parte Jarret, se refiere al exespía británico Christopher Steele.

Puntualmente, Steele armó su ‘dossier’ en base a rumores de fuentes supuestamente anónimas.

“El FBI sabía que Steele no era de fiar, pero el FBI respondió por él como creíble. Las pruebas fueron ocultadas y el Tribunal FISA fue engañado”, comentó al respecto Jarret en su columna titulada ‘El informe del inspector general revela la mala conducta y los abusos del FBI en la investigación antiTrump del engaño de la colusión con Rusia’.

Diferencias entre Barr y el informe de Horowitz

En concreto Michael Horowitz identificó al menos 17 errores significativos de omisión en la solicitud del FBI para vigilar al ex asesor de campaña de Trump Carter Page.

Sin embargo, Horowitz opinó que la solicitud de la orden fue “apropiadamente predicada”, según citó Jarret, quien es de profesión abogado y fue profesor adjunto de derecho.

El analista explicó que Barr difiere en ese aspecto con el inspector general ya que, argumenta, el tribunal FISA no tenía las pruebas necesarias para dictar la orden de vigilancia.

En ese sentido agrega que el punto de vista de Barr es compartido por John Durham, el fiscal de Connecticut que ha sido especialmente designado por el fiscal general para investigar los orígenes de la trama Trump-Rusia del FBI.

Cuáles fueron los abusos de la orden FISA

En su análisis del informe, Jarret detalla “algunas revelaciones sorprendentes (…) que deberían preocupar a todos los estadounidenses sobre lo fácil que es para el FBI abrir una investigación de alguien y convencer a un juez de FISA para que permita la vigilancia sancionada por la corte”.

“Las mentiras y el engaño eran la clave”, apuntó al respecto detallando que el FBI se basó casi exclusivamente en el ‘dossier’ no corroborado de Steele.

En efecto, el informe de Horowitz encontró numerosos casos en los que el tribunal recibió información “inexacta, incompleta o sin fundamento”. Estos son algunos datos que el FBI conocía pero no le informó al tribunal, según Jarret:

– La Campaña de Hillary Clinton y el Comité Nacional Demócrata pagaron para que Steele elaborara su ‘dossier’.

– Steele había mentido en el pasado; tenía un sesgo ‘antiTrump’ y su fuente principal era un “fanfarrón” (que inclusive más tarde pondría en duda el ‘dossier’). “En cambio, el FBI aseguró al tribunal que la fuente era verídica (…) cuando sabía que no lo era”, aclara al respecto Jarret.

– Un abogado del FBI manipuló pruebas para crear una impresión falsa y negativa de Carter Page que luego se utilizó para una de las órdenes de detención de FISA.

– Un artículo de Yahoo News citado como fuente independiente también provenía de Steele.

– Las pruebas no habían sido corroboradas y la información de la subfuente no había sido verificada.

– Había pruebas exculpatorias de que Page había ayudado previamente al gobierno de Estados Unidos

“Los hechos fueron manipulados para engañar a la corte”, apunta Jarret.

En ese sentido, el comentarista aclara que no se trata de meros “fallos de rendimiento”, como los describe el inspector general.

“Colectivamente, constituyen un esfuerzo deliberado y exitoso para violar las libertades civiles y los derechos constitucionales de Page. El mal uso del poder fue a sabiendas y con un propósito”, añade el analista de Fox News.

Detalla que el FBI “descaradamente” le dijo a la Corte FISA que Page era un espía, aunque sabía que no lo era.

“Esto fue un abuso desenfrenado e inconcebible del estado de derecho”, indicó afirmando que “el FBI inventó la causa probable donde no existía”. “El verdadero objetivo era Donald Trump”, aseguró.

En efecto, nunca hubo pruebas creíbles de que Donald Trump fuera un activo ruso o de que su campaña hubiera participado en una conspiración criminal de “colusión” con el Kremlin para ganar las elecciones presidenciales de 2016.

“Fue una mentira perniciosa y el truco político más sucio jamás perpetrado”, señaló Jarret.

Después de leer el informe del inspector general, el Presidente del Comité Judicial del Senado, Lindsey Graham, por su parte, catalogó a las acciones del FBI como una “empresa criminal” que se descarriló.

El senador republicano por Carolina del Sur interrogará a Horowitz el miércoles en el marco de una audiencia pública.

[súmate a nuestro grupo “Hispanos por Trump” y déjanos tu opinión]

Te puede interesar: Clinton-China: La verdadera colusión (Parte 1)

videoinfo__video2.bles.com||732de8603__

Ad will display in 09 seconds