Redacción BLes– Judicial Watch, un grupo de vigilancia del gobierno, ha presentado una demanda contra el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) sobre su manejo del brote del virus COVID-19, también llamado virus del del Partido Comunista Chino o PCCh. El grupo de supervisión ha presentado una nueva demanda conforme a la Ley de Libertad de Información en la que pide que el HHS presente la correspondencia del director de los NIH, Francis Collins, sobre la investigación de ganancia de función, las instalaciones de Wuhan y la hidroxicloroquina.

El presidente de Judicial Watch, Tom Fitton, afirma que el Departamento de Salud y Servicios Humanos no se mostró comunicativo en relación con el apoyo de los NIH a la investigación del virus del murciélago en Wuhan. Judicial Watch también está buscando información relacionada con las evaluaciones del HHS sobre la hidroxicloroquina como terapia contra el COVID-19. Según la OAN, el grupo afirma que el HHS puede haber mentido sobre el virus PCCh por motivos políticos.

Judicial Watch también está investigando la supuesta “colusión” entre la Fundación Gates y China en la venta de medicamentos de fabricación china en todo el mundo.

“En el enfoque para aprovechar los recursos de China para ayudar a otros, la Fundación Gates está trabajando con el gobierno chino en las donaciones a sus países vecinos y a los países africanos, como los medicamentos contra la malaria”, declaró Fitton. “…Más especialmente, ayuda a las empresas chinas a obtener la precalificación de los medicamentos, para que los fármacos fabricados por empresas chinas puedan venderse fuera de China”.

El grupo de vigilancia afirmó que Estados Unidos y China trabajan juntos para adoptar políticas sanitarias escandalosas, y acusó a la Fundación Gates de operar como agente extranjero de China.

Oliver Cook – BLes.com