Redacción BLes– Los aranceles punitivos impuestos a más de 300.000 millones de dólares de importaciones chinas bajo la administración Trump han estado bajo un período de revisión legal. Según informa Bloomberg, la administración Trump invocó inicialmente la Sección 301 de la Ley de Comercio de Estados Unidos para imponer aranceles punitivos a los productos chinos.

A pesar de que la inflación actual se ha disparado al 7%, estos aranceles, que encarecen los productos, todavía pueden ser objeto de una nueva revisión.

Hasta ahora, la administración Biden ha mostrado poca voluntad de eliminar estos aranceles, ya que las autoridades chinas no han puesto en práctica totalmente sus planes prometidos de compra de productos estadounidenses, y las relaciones entre ambos países se están deteriorando en lugar de mejorar.

El 19 de enero, el presidente Joe Biden declaró que “era demasiado pronto para comprometerse a levantar los aranceles estadounidenses sobre los productos chinos”, según Reuters.

El 9 de febrero, Reuters, citando a funcionarios del mayor grupo de presión empresarial de Estados Unidos, dijo que la administración estadounidense estaba considerando una nueva investigación de los aranceles a China; si sus negociaciones con China no lograban persuadir a Beijing de seguir con las compras prometidas de bienes, energía y servicios estadounidenses.

La administración Trump y las autoridades chinas alcanzaron un llamado “acuerdo comercial de primera fase” a principios de 2020. Beijing prometió aumentar las compras de 200.000 millones de dólares de bienes estadounidenses a cambio de la retirada gradual de los aranceles estadounidenses.

Sin embargo, al no cumplir Beijing con el acuerdo de comprar más bienes estadounidenses, Bloomberg informa que la administración Biden se inclina por no retirar los aranceles, haciendo potencialmente permanentes estos aranceles punitivos a China.

Según un artículo publicado en el Wall Street Journal el 2 de marzo, en su plan de política anual publicado el martes, la Oficina del Representante Comercial de los Estados Unidos declaró que está reajustando su política hacia China, sin dar más detalles sobre las medidas específicas.

La USTR dijo en un informe al Congreso el 16 de febrero: “Es evidente que hay que reforzar las herramientas comerciales existentes y forjar otras nuevas”.

El gobierno estadounidense impuso los primeros aranceles a China entre marzo y abril de 2018; por lo tanto, ha llegado el momento legal de una revisión. Como menciona Bloomberg, el proceso de revisión debe completarse en un plazo de 60 días, que es el 6 de julio para el primer lote de 34.000 millones de dólares en bienes chinos.

Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.