Redacción BLesEl gobernador de California, Gavin Newsom lanzó una campaña el día jueves, para ‘premiar’ a quienes se vacunaron y persuadir a los californianos que aún no lo hicieron, a que reciban la vacuna experimental contra el Covid-19 (Virus PCCh) mediante un programa que denominó “Vacuna para la victoria”, ofreciéndoles $116.5 millones en premios que serán concedidos mediante una serie de sorteos en junio, según informó Bloomberg.

El estado de California, después de un largo tiempo tratando de convencer a sus residentes a vacunarse contra el virus chino, espera que un jugoso incentivo de dinero haga que los ciudadanos presten su brazo para el pinchazo sin dudar. 

“El estado de California anuncia hoy el programa de incentivos más importante de los Estados Unidos de América”, dijo Newsom el jueves en un centro de vacunación de Los Ángeles. 

El mismo jueves desde su cuenta de Twitter también escribió los detalles. Además dijo que los premios se dividirán entre los californianos que se encuentran vacunados y los residentes no vacunados que acepten vacunarse.

Le recomendamos: 4 etapas de la INFILTRACIÓN COMUNISTA en OCCIDENTE, explicado por un ex agente de la KGB

Ad will display in 09 seconds

De acuerdo al programa, los dos primeros sorteos de California, el 4 y el 11 de junio, seleccionarán un total de 30 ganadores que recibirán 50.000 dólares cada uno, si se vacunan. En el último sorteo, el 15 de junio, 10 residentes ganarán 1,5 millones de dólares cada uno. Cualquier californiano vacunado a partir de los 12 años se puede inscribir.

Según reportó Bloomberg, Newsom dijo que “en la última semana, el número de residentes que recibieron su primera dosis de las vacunas de dos dosis de Pfizer y Moderna cayeron en picada”. 

Esta situación no es de extrañar dada la mayor incertidumbre que está generando en la población, la aparición de efectos adversos graves que indicarían estar asociados a las vacunas.

Entre los más graves y que mayor repercusión vienen generando entre la comunidad, se encuentra la inflamación cardíaca en adultos jóvenes. Incluso el 17 de mayo el comité de seguridad de los CDC publicó un aviso en el que alertaba a los médicos sobre informes de miocarditis, y que la mayoría de los casos se desarrollaron dentro de los cuatro días posteriores a la vacunación con Pfizer o Moderna.

Según datos publicados en el sitio web de VAERS reportados recientemente por BLes, muestran que los informes de síntomas adversos ocurridos después de la vacunación superan los 227.805 casos, incluyendo 4.201 muertes posteriores en total desde el 14 de diciembre de 2020 hasta el 14 de mayo.

Además se extrajo de dichos datos, que el 20% de los fallecimientos tras la vacunación con COVID-19 estaban relacionados con trastornos cardíacos, con más pacientes varones (50%) que mujeres (44%) que fallecieron por estas circunstancias.

California no es el único estado alineado con el gobierno federal que está ofreciendo incentivos para persuadir a la población. 

Nueva York ha anunciado boletos para eventos deportivos y membresías para teatros como ‘premios’ para los vacunados. Entre tanto Nueva Jersey creó un programa de “trago y una cerveza” en el que los residentes vacunados de 21 años en adelante pueden obtener una cerveza gratis en ciertas cervecerías durante el mes de mayo si muestran su tarjeta de vacunación, según Mercury News.

Esta semana también se conoció que la Casa Blanca de Biden está usando la aplicación Snapchat para convencer a los más jóvenes de inyectarse la vacuna.

En otro estado se ha llegado incluso más lejos, al hostigar con llamados a los residentes que no deseen vacunarse, tal como denunciaron en una carta que enviaron al oficial de salud estatal Dr. Nizar Wehbi, dos senadoras del estado de Dakota del Norte.

“Para que el Departamento de Salud gestione estas llamadas, se debe acceder a los registros médicos sin el consentimiento inmediato de los ciudadanos de Dakota del Norte”, escribieron las senadoras.

El gobierno federal y sus aliados persisten en la idea de que la inmunidad colectiva no puede ser lograda con menos de un 70% de la población vacunada y siguen sin prestar atención a los múltiples casos de graves daños que están provocando las vacunas experimentales, con cada vez más casos que salen a la luz. 

Esto nos hace reflexionar una vez más, que el fuerte interés en promover la vacuna como la única manera de obtener inmunidad contra el virus y la única forma de liberarse de las mascarillas y las restricciones, están alineados directamente con propósitos económicos y no de salud.

Vanesa Catanzaro– BLes.com