Redacción BLes.com – El gobernador demócrata de California, EE. UU., Gavin Newsom, aprobó liberar en agosto a alrededor de 8.000 presos, algunos de ellos condenados por delitos graves, aumentando así la criminalidad en el estado.

Los argumentos de Newson para liberar a los reclusos incluyen el riesgo de que contraigan el virus del PCCh (Partido Comunista de China), y la disminución de sus penas, según Los Ángeles Times del 10 de julio. 

Asimismo, la presión ejercida por los legisladores estatales, los defensores de los prisioneros y un juez federal han influido en la salida prematura de los prisioneros. 

Los funcionarios de prisiones dijeron que a través de otras medidas por “descomprimir” el sistema penitenciario de California durante la pandemia ya habían liberado a cerca de 10.000 prisioneros.

Para el presidente de la Asociación de Fiscales de Distrito de California, Vern Pierson, la situación es “preocupante” para la seguridad pública, y no ve claridad en los criterios que usará el sistema de prisiones para definir quiénes serán dejados en libertad.

“No sabemos cuál será el impacto real de esto. Sabemos que es muy probable que haya un aumento significativo de la delincuencia”, advirtió Pierson. 

Asimismo el Sheriff del Condado de Los Ángeles, EE. UU., Alex Villanueva anunció la liberación de 4.276 presos, bajo la misma justificación, es decir, tratando de evitar las  infecciones por el virus PCCh, el 14 de abril.

Por otro lado, en enero la ciudad de Nueva York tenía previsto liberar a unos 880 presos condenados por homicidio involuntario en segundo grado, homicidio por negligencia criminal, delitos sexuales contra niños, asalto en tercer grado, promover la actuación sexual de un niño, amenazas de terrorismo, entre otros, según informó Breitbart News.

Estas decisiones muestran la tendencia de los demócratas a liberar a los presos, lo que aumenta los riesgos que afrontan los ciudadanos. 

La criminalidad se ha incrementado fuertemente a raíz de los disturbios generados por la muerte del afroamericano Michael Flynn. 

Ante la necesidad de control los demócratas están presionando para desfinanciar a los departamentos de policía y otros “sistemas de opresión”, como los llama la congresista Ilhan Omar.

El asesinato de 600 estadounidenses en seis ciudades gobernadas por demócratas  en un período de solo seis semanas, los haría culpables, según el escritor y director de medios de comunicación Kevin McCullough en uno de sus artículos en Townhall el 5 de julio.

“La amenaza más importante para nuestra nación en este momento son los demócratas que votan para eliminar la aplicación de la ley y que son, por extensión, responsables del mayor y más significativo aumento en la pérdida de vidas”, advierte McCullough.

José Hermosa – Redacción BLes.com