Redacción BLesLa más antigua agencia sin ánimo de lucro dedicada a la protección de los consumidores estadounidenses, Consumers’ Research, lanzó una campaña en la que denuncia los estrechos vínculos del gigante inversionista BlackRock con el régimen comunista chino.

En un video publicado en la plataforma de YouTube el 27 de octubre, expone que BlackRock invierte el dinero que le confían los ciudadanos en los proyectos que son de interés del régimen, aunque pueda poner en riesgo a la seguridad nacional.  

“Blackrock, es el mayor gestor del dinero americano ¿Dónde invierte tu dinero? En China vertiendo miles de millones de dólares, apuntalando a los líderes comunistas chinos y poniéndolo en empresas de vigilancia utilizadas por el ejército chino”, dice el video.

Y agrega: “Incluso el multimillonario de izquierdas George Soros sabe que Blackrock está perjudicando la seguridad nacional de los Estados Unidos, y que a su director general, Larry Fink, le encanta decir a los americanos como vivir, pero negocia en contra de los Estados Unidos, adulando a China Blackrock toma tu dinero y se lo lleva a ese país”.

El video es parte de una costosa campaña de televisión, cuyo objetivo fue explicado por el director ejecutivo de Consumers’ Research, Will Hild, en un artículo de este medio. 

“No podemos permitir que esto continúe. Canalizar los ahorros de jubilación de los estadounidenses, ganados con tanto esfuerzo, hacia China es inseguro tanto desde el punto de vista de la seguridad nacional como del financiero”, enfatizó Hild. 

Por otro lado, Consumers’ Research destaca en su página web una serie de artículos de diferentes medios en los que se publican las controvertidas relaciones financieras de BlackRock con el Partido Comunista de China, (PCCh).  

Generalmente, el dinero de los inversionistas estadounidenses se canaliza hacia las empresas vinculadas con el PCCh a través de Wall Street, situación que ha sido denunciada por legisladores como el senador republicano Tom Cotton.

Cotton, quien es miembro del Comité de Inteligencia del Senado, advirtió en diciembre sobre el peligro que representa el régimen chino con su penetración en la política y economía estadounidense.

En esa oportunidad Cotton sentenció: “Estos directores ejecutivos corporativos deben concentrarse en traer esos trabajos de regreso a Estados Unidos, o al menos sacarlos de China. Porque mientras opere en China, será susceptible a la presión del Partido Comunista Chino”.

Pocos días antes de la intervención de Cotton, apareció un video en el que Di Dongsheng, un académico con lazos cercanos a altos funcionarios del Partido Comunista Chino, alardea de cómo durante décadas el régimen chino infiltró del círculo de poder de los Estados Unidos para manipularlo hasta que Trump fue elegido presidente en 2016.

Di Dongsheng explica por qué entre 1992 y 2016 Estados Unidos y China podían resolver cualquier asunto en cuestión de meses.

“Fue porque teníamos gente en la cima, en la cima del círculo interno de poder e influencia de América”, reveló Dongsheng. Y agregó: “Para decirlo sin rodeos, durante los últimos 30, 40 años, hemos estado utilizando el poder central de los EE. UU”.

También involucró a Wall Street: “Desde 1970, Wall Street tuvo una gran influencia en los asuntos internos y externos de los Estados Unidos. Así que teníamos un canal en el que confiar. Después de 2016 Wall Street no pudo controlar a Trump”.

“Así que durante la guerra comercial entre EE. UU. y China, ellos (Wall Street) trataron de ayudarnos, pero no pudieron hacer mucho”, agregó el académico.

“Pero ahora estamos viendo que Biden fue elegido. La élite tradicional, la élite política, el establishment son muy cercanos a Wall Street, así que ¿se dan cuenta no?”, recalcó.

Las denuncias de Consumers’ Research se hacen más relevantes antes la crisis económica que sufre el régimen chino, representada por el gigante inmobiliario Evergrande y otras grandes empresas que se hallan al borde la quiebra.   

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.