Redacción BLes- El alucinante relato de un informante de la CIA cuenta que suministró pruebas de los vínculos del candidato demócrata a la presidencia de EE. UU., Joe Biden, y de su hijo Hunter con el Partido Comunista de China. 

Más sorprendente aún, esas pruebas las entregó en el 2015, sin que el FBI o el Departamento de Justicia iniciaran las investigaciones que eran de esperar, según The American Report.org, del 25 de octubre. 

El informante es Dennis L. Montgomery, quien trabajó como contratista para los servicios de seguridad  y que en el 2013 decidió empezar a delatar todas la irregularidades que conoció durante la administración de Obama. 

Montgomery entregó 47 discos duros que implican a los Biden en cerca de 10.000 páginas que incluían fotos y videos, del total de 600 millones de páginas recopiladas.

Los Biden formaban parte del selecto grupo de 1.200 personas a las que Obama dio acceso a toda la información secreta sobre las diversas operaciones de la nación, desde el 2009.

Por otro lado, estas personas deberían ser excluidas de ser vigiladas y de que se recopilara información sobre ellas.

Vale la pena recordar que Joe Biden desempeñaba la función de vicepresidente de Estados Unidos. En ejercicio de su cargo Biden se jactó de haber tenido más reuniones con el líder del PCCh, Xi Jinping, que cualquier otro dignatario del mundo.

Es así como se infiere que el Partido Comunista de China podría tener acceso ilimitado a la información sensible que debería estar fuera de su alcance, y que contenía propiedad intelectual militar y corporativa, además de secretos de defensa.  

La información sobre Joe y Hunter Biden era conocida por el director del FBI, James Comey, el consejero general del FBI, James Baker, la fiscal general, Loretta Lynch, y otros funcionarios de alto rango. 

Montgomery se dio cuenta, de primera mano, que el poderoso sistema de vigilancia que él mismo había construido como contratista, THE HAMMER, era usado ilegalmente contra todo tipo de entidades y ciudadanos estadounidenses, incluidos los Hunter. 

“Todas las agencias Federales fueron ‘hackeadas’ y su información reunida en la agencia, incluyendo a la Casa Blanca y a sus empleados”, indicó Montgomery.

Fueron John Brennan, exdirector de la CIA y James Clapper, exdirector de la Agencia de Inteligencia de Defensa (DNI, por la sigla en inglés) de los Estados Unidos, quienes cambiaron la aplicación del HAMMER, según confesó Montgomery. 

Ahora, Joe y Hunter se encuentran en medio de una gran oleada de desprestigio, causada por los miles de datos que se encontraban en unos discos duros obtenidos por el New York Post y que los involucraron en graves delitos de corrupción. 

Tanto la prensa como las redes sociales han tratado de impedir la difusión de esta información, que podría afectar negativamente la campaña presidencial de Joe, pero ha sido imposible detener la avalancha de información que parte de varias fuentes. 

Asimismo, llama la atención que el FBI, que dispone de copias de los discos duros conseguidos por el New York Post desde diciembre, no haya iniciado investigaciones sobre esos hechos. 

Este comportamiento del FBI tendería a confirmar la versión de Montgomery, según la cual esta entidad recibió un gran volumen de datos comprometedores contra Joe y Hunter Biden, pero a los largo de cinco años tampoco efectuó ninguna acción investigativa.

José Hermosa-BLes.com