Redacción BLes– El bufete de abogados del marido de la representante Liz Cheney presta servicios a varios clientes relacionados con el Partido Comunista Chino, incluidas empresas vinculadas al ejército del régimen, y contrata a antiguos funcionarios del PCCh para apuntalar su amplia práctica en China, informó el National Pulse.

Phillip Perry, socio de Latham & Watkins, es el marido de Cheney, que se enfrenta a la presión de la destitución del presidente de la Conferencia Republicana de la Cámara de Representantes por criticar a su propio partido y al expresidente Donald Trump.

Su bufete tiene oficinas en Shanghái y Pekín y ha colaborado con empresas que el Departamento de Estado de Estados Unidos ha calificado como “herramientas” del Partido Comunista Chino, así como con su Ejército Popular de Liberación.

Perry, que sirvió en la administración de George W. Bush, ha defendido la “puerta giratoria” entre los funcionarios del gobierno y las empresas de cabildeo y jurídicas. El término “puerta giratoria” se refiere a los individuos que entran y salen del gobierno para obtener beneficios monetarios.

Aunque Perry ha afirmado entrar en política para servir a su país, sus colegas están ayudando a una nación extranjera hostil.

Latham & Watkins describe la “Práctica de la Gran China” como “asesora” de la empresa tecnológica Tencent, vinculada al Partido Comunista Chino, según informa el National Pulse.

Le recomendamos: “Atrapé al PANTANO”: La advertencia de TRUMP a los medios y al Estado Profundo

Ad will display in 09 seconds

La Oficina de Seguridad Internacional y No Proliferación del Departamento de Estado ha calificado a Tencent de “herramienta del gobierno chino“, y también ha afirmado que la cruzada más amplia del PCCh “para moldear el mundo de forma coherente con su modelo autoritario” incluye “una base de vigilancia y control social facilitados por la tecnología”.

Las capacidades de encriptación de datos de Tencent fueron calificadas con un cero sobre 100 por Amnistía Internacional, que señaló que la empresa no había “declarado públicamente que no accederá a las peticiones del gobierno para realizar puertas traseras.”

Latham & Watkins se ha jactado de cómo ha “persuadido” con éxito al gobierno de Estados Unidos para que levante las sanciones de la era Trump a China COSCO Shipping Corporation Limited, una empresa estatal de logística notoria que el grupo de trabajo de Estados Unidos ha etiquetado como un “brazo ligeramente disfrazado de los militares chinos.”

Antiguos funcionarios del Partido Comunista Chino trabajan ahora en Latham & Watkins para reforzar la práctica de la firma en China.

Hui Xu, compañero de Perry, se describe a sí mismo en su biografía como alguien que trabajó en el departamento jurídico interno de la Cámara de Comercio de China, dependiente del Ministerio de Comercio, donde se ocupó de asuntos de recursos comerciales, propiedad intelectual y OMC.

Latham & Watkins también ha publicado folletos “Doing Business in China” y ha elogiado los Planes Quinquenales de China por su “mayor atención al cambio climático y a un entorno comercial más abierto”.

Dawn Barlowe – BLes.com