Redacción BLesEl enviado presidencial especial de EE. UU. para asuntos climáticos, John Kerry, habría invertido en el fondo Hillhouse China Value Fund L.P., el segundo mayor accionista de una empresa fabricante de paneles solares acusada de abusar laboralmente de los uigures.

Este fondo, en el que Kerry invirtió al menos un millón de dólares, compró acciones de LONGi Green Energy, y también en otra empresa tecnológica incluida en la lista negra de EE. UU. por abusos contra los derechos humanos, de acuerdo con The Washington Free Beacon del 25 de octubre. 

La productora de paneles solares LONGi obtiene grandes cantidades de materias primas en empresas sospechosas de utilizar trabajos forzados en Xinjiang, al noroeste de China donde el régimen comunista chino esclaviza a la población uigur y a otras minorías étnicas.

“Es cliente de muchas de las empresas de polisilicio [una materia prima compuesta de  pequeños cristales de silicio] que realizan transferencias de mano de obra en la región uigur”, informó el Centro Helena Kennedy para la Justicia Internacional de la Universidad Sheffield Hallam.

También compra el polisilicio a las productoras GCL-Poly y Daqo, revela el mismo informe. Estas están en la lista negra del Departamento de Comercio de Estados Unidos desde junio por haber “participado, aceptado o utilizado trabajos forzados con uigures y otros grupos minoritarios musulmanes”, según la administración Biden.

Las empresas mencionadas habrían  monopolizado la cadena de suministro de paneles solares y obtendrían precios muy bajos por la explotación de mano de obra esclava, según las denuncias ante el Departamento de Comercio presentadas la semana pasada. 

Las reclamaciones fueron establecidas por el grupo American Solar Manufacturers Against Chinese Circumvention (A-SMACC) que busca que la administración Biden investigue a las empresas chinas de paneles solares que se aprovechan del trabajo forzado, e imponga aranceles adicionales a sus productos.

Ahora, el gobierno de Biden dispone de 44 días para decidir si inicia una investigación, de acuerdo con el abogado de Wiley Rein que representa a A-SMACC, Timothy Brightbill, según el Free Beacon.

Por otro lado, la empresa tecnológica mencionada estaría relacionada con el Partido Comunista de China (PCCh), y participaría con la intensa vigilancia a la que también son sometidos los uigures.  

Las inversiones de Kerry en empresas que explotan la mano de obra de los campos de concentración del PCCH es muy criticada, y se observa si es que en alguna medida las beneficia adicionalmente, a pesar de que aparecen a nombre de su esposa. 

Además, las violaciones a los derechos humanos de los uigures en China son tan extremas que varios países, entre ellos Estados Unidos, las han clasificado como genocidio étnico. 

Los supervivientes de las atrocidades dijeron que “sufrieron torturas extremas, esterilizaciones y abortos forzados, violaciones colectivas rutinarias y violaciones con dispositivos eléctricos, esclavitud y exámenes médicos que sugieren la sustracción forzada de órganos de personas vivas”, señaló Breibart.

Cabe recordar que las violaciones a los Derechos Humanos perpetradas por el PCCh son mucho más numerosas, e incluyen persecuciones contra otras etnias y contra la libertad de conciencia, tal es el caso de los practicantes de la antigua disciplina espiritual de la escuela buda, Falun Dafa o Falun Gong.

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.