Redacción BLes-En una entrevista exclusiva con Fox News el domingo 23 de agosto, el presidente del Comité Judicial del Senado, Lindsey Graham, habló de los nuevos documentos desclasificados del FBI que dejan expuesto el doble estándar de justicia del FBI, cuando en 2015 protegieron a la campaña de Hilary Clinton de la influencia de un gobierno extranjero y en 2016 en circunstancias idénticas, hicieron todo lo posible por evitar que Trump fuera electo.

El senador de Carolina del Norte explicó que los nuevos documentos desclasificados muestran que el FBI descubrió en marzo de 2015 un complot de un gobierno extranjero que estaba haciendo lobby e intentando aportar ilegalmente millones de dólares a la campaña de Hilary Clinton.

Como consecuencia, el FBI abrió una investigación y solicitó una orden judicial FISA contra el operativo dentro de la campaña de Clinton que mantenía el contacto con el gobierno extranjero. Sin embargo, las autoridades máximas de la agencia rechazaron la solicitud de monitorear la campaña Clinton y en vez, ordenaron que se le informara sobre el complot para que pudieran solucionar el problema sin la necesidad de involucrar una investigación formal.

Graham dijo: “Nunca solicitaron una orden judicial FISA. Esa es la manera correcta de manejarlo”.

No obstante, cuando en 2016 descubrieron el complot de un gobierno extranjero intentando influenciar con la campaña de Donald Trump para presidente, el FBI le hizo un informe general a la campaña Trump sin advertirle de la situación y además usó la reunión general para espiar a Trump y a Flinn, explicó el senador.

El senador remarcó: “Recuerden esto, encontraron que un gobierno extranjero que quería darle a Hilary Clinton millones de dólares, y se lo hicieron saber para que eso no sucediera. Nunca hicieron nada para proteger a Trump. Se supone que una investigación de contrainteligencia protege los intereses americanos contra la influencia extranjera. Cuando se trató de Trump, no trataron de protegerlo, trataron de tenderle una trampa para que fracasara”.

Notablemente molesto con el descubrimiento, el senador Graham dijo que lo del 2016 fue una ‘operación política’ del FBI y que la gente del ‘séptimo piso tiene que ir a prisión’.

El senador también usó el ejemplo de la senadora Diana Feinstein. El FBI descubrió que uno de sus choferes estaba espiando para el servicio de inteligencia chino y se lo advirtió para que lo echara.

“Descubrieron que uno de sus conductores estaba conectado a los servicios de inteligencia chinos y le informaron para que lo despidiera. Nunca hicieron esto por Trump. Lo hicieron por Clinton, lo hicieron por Feinstein”, afirmó Graham.

“Esto es un abuso del programa de contrainteligencia diseñado para proteger a los americanos de la influencia extranjera. Cuando se trató de Trump lo usaron como una herramienta, una herramienta política para atrapar a un hombre que no les gustaba y no querían que fuera presidente. Este es un asunto muy importante y espero que Durham lo esté viendo,” concluyó el senador.

Durham fue elegido en junio de este año para investigar el origen de lo que fue el juicio político contra el presidente Trump. La semana pasada un ex abogado del FBI, Clinesmith, se declaró culpable de haber mentido para conseguir la orden judicial FISA contra Carter Page, y este fue el primer avance concreto de la investigación.

Álvaro Colombres Garmendia-BLes.com