Redacción BLes– Según un informe, un alto funcionario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) dimite de su cargo, lo que supone el segundo funcionario de alto nivel que abandona el departamento en una semana.

Se ha confirmado que David Shahoulian, un alto funcionario del DHS que supervisa la política fronteriza, ha presentado su dimisión por motivos personales, según la CNN.

El Sr. Shahoulian había prestado sus servicios a lo largo de tres presidentes de Estados Unidos. De ser secretario adjunto para la seguridad fronteriza y la inmigración bajo el mandato de Obama a consejero jefe demócrata del Comité Judicial de la Cámara de Representantes bajo el mandato de Trump, retomó su función anterior con Biden.

No estaba claro quién ocuparía el puesto vacante que deja Shahoulian.

La CNN informó de que el Sr. Shahoulian dimitió un día después de que la Sra. Karen Olick, otra influyente funcionaria del departamento, manifestara su marcha. Olick había trabajado como jefa de personal del Secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas. Tanto Olick como Shahoulian tienen previsto marcharse a finales de septiembre.

Tal y como informó Político, Mayorkas dijo que Olick se marchaba en busca de más oportunidades, pero no se ha revelado a qué dirección aspiraba.

La pérdida de dos altos funcionarios se produce en un periodo crucial para el DHS. Mientras la afluencia masiva de solicitantes de asilo ilegales en la frontera entre México y Estados Unidos sigue aumentando, además de la carga de trabajo adicional derivada del reasentamiento de refugiados afganos.

Como informa la CNN, el gobierno de Biden espera que 65.000 refugiados afganos estén alojados en EE.UU. y esperen su reasentamiento para finales de septiembre. En los próximos 12 meses, se prevé que el número de refugiados afganos que lleguen sea de otros 30.000.

En comparación con un descenso de aproximadamente 2.000 inscripciones al mes en los últimos cuatro años, la carga ha aumentado drásticamente para el gobierno de Biden y los funcionarios de fronteras.

“El mayor reto es que todo el mundo está aquí de golpe. No es la forma en que el programa está configurado”, dijo un administrador a la CNN.

Luchando por lidiar tanto con el número de inmigrantes ilegales en la frontera como con la asistencia al programa de reasentamiento, Mayorkas, en una reciente conferencia de prensa, admitió que el DHS estaba “realmente estresado”.

Laura Enrione– BLes.com