Redacción BLesSegún un documento obtenido por Breitbart, el Departamento de Estado de Estados Unidos solicitó al Congreso 2.5 millones de dólares para crear la Oficina de Diversidad, Igualdad e Inclusión (DEI por sus siglas en inglés) que se encargará de promover la agenda LGBT.

La nueva oficina “proporcionará un marco que trascienda las limitaciones históricas y promueva posibilidades ilimitadas para todos los individuos, independientemente de su estatus”, dicen los documentos.

No obstante, según un estudio de la London School, la sociedad estadounidense es una de las más diversas del mundo debido a su extensa población de inmigrantes de todo el mundo. Por supuesto esto incluye la creciente comunidad LGBT.

Otra de las funciones será llevar a cabo la coordinación y la recopilación del análisis de la información sobre el personal “agregada por género, raza, etnia, discapacidad, rango y colocación para apoyar la planificación a largo plazo”, explica el informe.

Es decir, en vez de naturalmente incluir a las personas sin tener en cuenta qué características personales tiene, crearán programas y políticas para darles un ‘trato especial’ lo cual termina siendo un tipo de discriminación bajo la lógica de cualquier persona normal.

En empresas exitosas, métodos conocidos como “pago por desempeño” aumentan los ingresos de sus empleados en base a los méritos conseguidos durante ciertos periodos de tiempo. Esta metodología genera un ambiente donde la mayoría se exige o trata de superarse en busca de un mejor sueldo.

Los documentos también detallan que el Departamento de Estado tiene un plan de dos años para hacer un “cambio de la cultura del Departamento hacia una mayor inclusión de todos los empleados.”

Según la descripción oficial del Departamento de Estado, su misión es principalmente llevar a cabo la política exterior del presidente, proteger a los estadounidenses en el extranjero, supervisar las leyes de inmigración en el extranjero, entre otras.

Le recomendamos:

La creación de la oficina de DEI no parece encajar con ninguna de las tareas asignadas al Departamento de Estado, pero si responde a la obsesión de la administración Biden por promover ideologías que no responden a las necesidades reales para un puesto de trabajo.

El progresista radical Austin Lloyd, ahora jefe del Pentágono de Biden, también creó un puesto especial dentro del ejército para el mismo fin, aunque tuvo que dar un paso atrás luego de que la persona elegida para llevarlo a cabo resultó ser un anti republicano.

En otras palabras, la idea de ‘inclusión e igualdad’ de la administración Biden, parece ir en una sola dirección y es finalmente una propuesta anti conservadora, anti republicana y por qué no, antiamericana.

 Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com