Redacción BLesEn su viaje a Reino Unido la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, dio prioridad a los planes sobre el clima, tras mencionar el genocidio de uigures y otras violaciones a los derechos humanos que ejecuta el régimen comunista chino. 

Así lo expresó durante una reunión en la Universidad de Cambridge, Inglaterra, en la que dijo refiriéndose al régimen: “Tenemos que trabajar juntos sobre el clima. El clima es una cuestión primordial”, de acuerdo con Breitbart del 17 de septiembre. 

Antes había reconocido varios de los eventos en los que el Partido Comunista de China (PCCh) viola los derechos humanos, entre ellos el  genocidio de los uigures en la provincia de Xinjiang.

Se calcula que el PCCh ha construido más de 1.200 campos de concentración que albergan a millones de musulmanes uigures, kazajos y kirguises. 

Testigos sostienen que allí se efectúa la esclavización de hombres musulmanes, la esterilización y violación de las mujeres y la separación de niños musulmanes de sus familias, estos tiene prohibido practicar cualquier religión.

Tanto Estados Unidos, Países Bajos y Canadá catalogan como genocidio las criminales manipulaciones contra quienes quieran ejercer su libertad de conciencia y de cultos prohibidos y perseguidos por el PCCh, entre ellos los uigures y los practicantes de la disciplina milenaria de Falun Dafa. 

Después, Pelosi también se dirigió a un auditorio en la organización Chatham House, en donde retomó el tema del polémico cambio climático, mencionando la economía. 

“Para el presidente Biden, el cambio climático tiene que ver con el empleo, la economía y la seguridad, pero sobre todo es una cuestión moral. Él cree firmemente que tenemos el deber moral de entregar el planeta a las generaciones futuras”.

En este sentido, el presidente Biden inició su gobierno adhiriéndose al Acuerdo de París y eliminando decenas de miles de empleos al cancelar desarrollos energéticos en marcha como el Oleoducto Keystone XL. Se perdieron así 52 mil puestos laborales.

Por su parte el senador Steve Daines, republicano de Montana, comentó la pérdida de empleos causada por las decisiones de Biden.

“(La acción de Biden) invierte el curso y vuelve a colocar la dependencia en el Medio Oriente. Esa es una política terrible para nuestro país”, y agregó: “Parece que se preocupa más por los trabajadores en Arabia Saudita que por los trabajadores en Estados Unidos”.

Adicionalmente, la empresa canadiense, TC Energy, demandó a la administración Biden una indemnización de 15.000 dólares por los daños y perjuicios ocasionados por la cancelación del Oleoducto Keystone XL, a través de una demanda.

En este contexto, un grupo de 12 fiscales generales demandaron conjuntamente el 8 de marzo a la administración Biden, por la orden ejecutiva para enfrentar el supuesto “cambio climático” argumentando que además de no tener autoridad para hacerlo, las medidas propuestas destruirían las vidas de cientos de miles de personas.

En la orden ejecutiva se considera que el “coste social” de las emisiones de gases de efecto invernadero es de 9.5 billones de dólares.

Los 9.5 billones de dólares estimados por el grupo de trabajo de Biden, es el costo que tendrán que pagar los estadounidenses como resultado de la actividad industrial, agrícola y de su forma de vida normal.

José Hermosa  – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.