Redacción BLes– Los informes de reacciones adversas de ocho personas que recibieron la inyección de la vacuna contra el virus PCCh han obligado a cerrar temporalmente por cuarta vez un centro de vacunación de Johnson & Johnson (J&J). El lugar cerrado esta vez es el recinto ferial de Cumming, en el condado de Forsyth, Georgia.

Después de la inyección de J&J, un paciente fue hospitalizado, pero después del tratamiento se le permitió volver a casa, otros siete fueron enviados a casa después de ser monitoreados en el sitio de vacunación.

El Departamento de Salud Pública de Georgia anunció la suspensión de la distribución de J&J más tarde el viernes, aunque dijo que el centro seguiría administrando la vacuna de dos inyecciones de Pfizer-BioNTech.

Cuando el miércoles se informó de ocho personas vacunadas con reacciones adversas, se habían distribuido 425 vacunas de J&J en el centro del condado de Forsyth. Según los funcionarios del departamento de salud, antes se habían administrado miles de dosis de J&J en todo el estado, pero todas fueron normales.

“Fue un problema de desmayo”, declaró Dave Palmer, portavoz del Distrito de Salud del Norte de Georgia, según informó WSB-TV. “No creemos que sea algo relacionado con la vacuna. Probablemente sea más bien un factor ambiental”.

Palmer atribuyó el factor ambiental a la temperatura del lugar, que podría haber sido demasiado alta. Sin embargo, el edificio donde se administró la vacuna estaba “construido como un granero”.

Le recomendamos:

“Esa instalación es difícil de enfriar, y tenemos ventiladores allí, pero era un día más cálido”, dijo Palmer. “Creo que el calor puede haber influido. No estamos seguros”.

Las autoridades consideraron que las reacciones eran las típicas que se observan en los adultos que han sido vacunados con cualquier vacuna normal. Sin embargo, se tomó la decisión de suspender la vacuna única contra el virus PCChde J&J tras una evaluación más exhaustiva.

En una declaración del comisionado de Salud Pública, la Dra. Kathleen Toomey dijo: “No hay razón para creer que haya algo malo en la vacuna en sí, y otras personas que hayan recibido la vacuna de J&J no deben preocuparse”.

Toomey también tuvo en cuenta en su declaración la posibilidad de que las condiciones ambientales hayan provocado las reacciones. “Estamos investigando lo sucedido y lo que puede haber causado las reacciones, incluyendo las condiciones en el recinto ferial, como el calor y la capacidad de mantener el sitio fresco”.

Antes de Georgia, otros tres estados que pospusieron la distribución de la vacuna única de J&J debido a informes sobre efectos secundarios graves son Carolina del Norte, Iowa y Colorado.

Un enorme centro de vacunación en Denver detuvo sus operaciones el miércoles, y otro en Raleigh, N.C., dejó de usar la vacuna de J&J el jueves. Los Centros para el Control de Enfermedades también están investigando un cierre en Iowa, según la AP.

El mes pasado, 15 millones de dosis de la vacuna de J&J se habrían arruinado tras una confusión debida a un error humano.

Laura Enrione – BLes.com