El CDC llega tarde a la fiesta sobre la inmunidad natural y muchos estadounidenses han sufrido por ello.

En agosto de 2021, la revista Science, una publicación académica de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, destacó una innovadora investigación realizada en Israel que puso en jaque al sistema de salud pública.

La investigación, que se basó en una base de datos que incluía a unos 2.5 millones de israelíes y fue dirigida por Tal Patalon, director del Centro de Investigación e Innovación KSM de los Servicios Sanitarios Maccabi, y el adjunto Sivan Gazit, descubrió que la infección previa del Covid-19 confería una protección considerablemente más fuerte y duradera contra la variante Delta que las vacunas.

“Las recientes estadísticas publicadas muestran que las personas que alguna vez tuvieron una infección por SARS-CoV-2 eran mucho menos propensas a contraer Delta, que las personas nunca infectadas y vacunadas, a desarrollar los síntomas de ésta o a ser hospitalizadas con COVID-19 grave”, señaló Meredith Wadman, escritora de *Science.

Wadman también señaló que la investigación demostró que “las personas nunca infectadas que se vacunaron en enero y febrero tenían, en junio, julio y la primera quincena de agosto, entre seis y 13 veces más probabilidades de infectarse que las personas no vacunadas” que habían tenido previamente Covid.

“Es un ejemplo de libro de texto de cómo la inmunidad natural es realmente mejor que la vacunación”, declaró a Science, Charlotte Thålin, médico e investigadora de inmunología del Hospital Danderyd y del Instituto Karolinska.

El momento en que se produjeron estos resultados fue importante.

En el verano de 2021, muchos países de todo el mundo, así como ciudades de EE.UU., estaban en proceso de implementar pasaportes de vacunas. Otros gobiernos, a nivel nacional, estatal y local, estaban considerando medidas coercitivas para obligar a la gente a vacunarse, una política éticamente dudosa que va en contra de un derecho humano básico: la autonomía corporal.

Los resultados del estudio de Israel deberían haber hecho que los responsables de la salud pública reconsideraran estas medidas. El profesor de la Facultad de Medicina de Harvard, Martin Kulldorff, observó que los resultados parecían destruir la justificación de los mandatos de vacunación.

“La enfermedad COVID previa (muchos trabajadores) proporciona mejor inmunidad que las vacunas (muchos profesionales)”, escribió Kulldorff, un epidemiólogo y bioestadístico que ha estudiado las enfermedades infecciosas durante décadas, “por lo que los mandatos de vacunación no sólo son un disparate científico, sino que también son discriminatorios y poco éticos”.

A pesar de estos hallazgos y de otras pruebas claras y contundentes de que la inmunidad natural ofrece una potente protección contra el Covid, los gobiernos siguieron aprobando y aplicando los mandatos.

En diciembre, el presidente Biden impuso estrictas normas de vacunación para los trabajadores federales, las empresas y los trabajadores de la salud que, según CNN, podrían aplicarse a 100 millones de estadounidenses.

“Tenemos las herramientas para combatir el virus si nos unimos para usar esas herramientas”, dijo Biden.

La política significaba que muchos trabajadores estadounidenses serían despedidos si no se vacunaban, incluso si habían tenido Covid previamente. (Cabe señalar que, durante su campaña presidencial, Biden dijo: “No creo que [la vacunación] deba ser obligatoria. No exigiría que fuera obligatoria”).

Aunque el Tribunal Supremo bloqueó partes de la orden de vacunación de Biden, otras partes siguen en vigor. Además, numerosos estados y gobiernos locales también aprobaron políticas de vacunación coercitivas debido a las recomendaciones de los CDC.

Nueve meses después, el CDC está cantando una melodía muy diferente.

Al publicar las nuevas directrices sobre la pandemia la semana pasada, la epidemióloga de los CDC, Greta Massetti, le explicó a los periodistas lo que muchos han estado diciendo durante más de un año: tanto las vacunas como la infección previa ofrecen protección contra el Covid sintomático grave.

“Tanto la infección previa como la vacunación confieren cierta protección contra la grave enfermedad”, le dijo Massetti a los periodistas. “Y por eso lo más sensato es no diferenciar con nuestras orientaciones o nuestras recomendaciones en función del estado de vacunación en este momento”.

Greta Massetti, Ph.D., Directora Asociada de Ciencia, Centros de Control de Enfermedades. 5 may 2016 (YouTube/Serie de vídeos “Cómo he llegado hasta aquí” de la SSCP)

Por ello, las nuevas directrices de los CDC tratan por igual a las personas vacunadas y a las no vacunadas. Menos de un año después de declarar a Covid “una pandemia de los no vacunados“, el gobierno de Biden está construyendo una campaña política en torno a la “vuelta triunfal a la normalidad”, informa The Atlantic.

Deberíamos estar agradecidos de que las medidas de los CDC se hayan puesto por fin al día con la ciencia, y de que los epidemiólogos estatales reconozcan ahora la ciencia básica “de manual” de la inmunidad natural.

Sin embargo, el cambio también invita a hacer preguntas, la más importante de las cuales es: ¿Por qué ha tardado tanto?

Hace más de un año teníamos pruebas científicas convincentes de que las personas con inmunidad natural tenían muchas menos probabilidades de desarrollar Covid sintomática con la enfermedad que las personas vacunadas que nunca habían tenido la enfermedad.

Sin embargo, los estadounidenses que no estaban vacunados fueron despedidos, avergonzados y condenados al ostracismo porque los funcionarios de salud pública se negaron a reconocer entonces lo que hoy reconocen: la inmunidad natural protege a los seres humanos. Entonces, ¿por qué los funcionarios de salud pública tardaron un año en reconocer la “ciencia de manual”?

No hay una respuesta fácil a esta pregunta. Una hipótesis es que el gobierno creó incentivos perversos, lo que los críticos del enfoque gubernamental, como el Dr. Jay Bhattacharya, epidemiólogo de Stanford, llaman “el Complejo Industrial Covid”.

“Creamos un grupo de interés para mantener la pandemia”, dijo Bhattacharya en una reciente entrevista con la periodista británica Lucy Johnston.

Esto puede sonar cínico, pero la economía nos enseña a mirar la política sin romanticismo.

Pfizer tiene una capitalización bursátil de 275.000 millones de dólares, y de marzo de 2020 a diciembre de 2021 el precio de sus acciones se duplicó con creces: de 26.04 dólares por acción a 59.48 dólares. El crecimiento de Moderna fue aún más impresionante. Antes de la pandemia, sus acciones se cotizaban en 19 dólares. En septiembre de 2021 su cotización había superado los 449 dólares, un aumento de más del 2.000%.

No es una exageración decir que miles de millones de dólares estaban en juego sobre la obligatoriedad o voluntariedad de las vacunas Covid, lo que podría explicar por qué sólo Pfizer gastó más de 10 millones de dólares en cabildeo en 2021 y aún más en 2020.

Sugerir que algo tan burdo como los incentivos financieros podrían haber jugado un papel (aunque sea pequeño) en la medida de Covid podría chocar a la gente, pero es importante recordar que obligar a la gente a comprar o usar bienes (aparentemente para su propio beneficio) es una táctica probada y verdadera del capitalismo de amiguetes.

Cuando la gente piensa en el capitalismo de amiguetes, suele pensar en las subvenciones del gobierno a las megacorporaciones, pero éste no es el único método que utilizan el gran gobierno y las grandes empresas para beneficiarse.

El economista francés del siglo XIX Frédéric Bastiat observó en una ocasión que “el Estado es la gran entidad ficticia por la que todos buscan vivir a expensas de todos los demás”. Sin embargo, a diferencia de los bandoleros comunes, los ladrones callejeros o los merodeadores, Bastiat explicó que los actores estatales y sus aliados roban a los súbditos a través de medios legales y encuentran formas elaboradas de hacerlo -como presionar a los legisladores para que obliguen a usar productos que no desean usar, duplicando sus ingresos en el proceso y enriqueciendo a los accionistas.  

“Cuando el saqueo se convierte en una forma de vida para un grupo de hombres en una sociedad, con el paso del tiempo crean para sí mismos un sistema legal que lo autoriza y un código moral que lo glorifica”, observó Bastiat en Sofismas Económicos.

Nada de esto quiere decir que las vacunas no sean efectivas o que no ofrezcan protección contra Covid. Lo hacen y la evidencia sugiere que las vacunas dan a las personas que han tenido Covid más protección aún. (Aunque, como todas las vacunas, no están exentas de riesgos).

Pero la decisión de vacunarse sólo debería corresponder a una persona: el individuo.

Y el hecho de que los CDC -una agencia plagada de errores a lo largo de la pandemia, según su propio director- hayan tardado tanto en reconocer la ciencia básica de la inmunidad natural muestra precisamente por qué las decisiones médicas importantes deben ser tomadas por los individuos, no por burócratas o intereses especiales.

Jon Miltimore – fee.org.es

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.