Redacción BLes– El actor que interpretó al infame atracador Omar Little en “The Wire”, fue descubierto muerto en su apartamento de Brooklyn el lunes por la tarde, según las autoridades policiales.

Poco antes de las 2 de la tarde del lunes 6 de septiembre, la policía fue llamada a una residencia en el 440 de la avenida Kent, afirmando que había un hombre dentro que “no respondía” y “se sentía frío”.

Michael K. Williams, de 54 años, que había reconocido abiertamente sus anteriores luchas contra las drogas, fue encontrado boca abajo e inmóvil en el comedor de su elegante vivienda de Williamsburg, con lo que parecía ser heroína sobre la mesa.

Las autoridades declararon a Williams muerto a las 2:12 de la tarde, según las fuentes. Se desconoce cuánto tiempo llevaba muerto.

“No hay indicios de juego sucio”, afirmó una fuente policial según el New York Post. “No se ha forzado la entrada. El apartamento estaba en orden”.

Las fuentes dijeron que la policía está investigando de dónde proceden las drogas incautadas en la residencia de Williams.

“La familia anuncia con profundo dolor el fallecimiento del actor nominado al Emmy Michael Kenneth Williams”, declaró la portavoz Marianna Shafran. “Piden su privacidad mientras lloran esta pérdida insuperable”.

El lunes 6 de septiembre por la tarde, la Oficina del Médico Forense de la ciudad estaba fuera del edificio de Williams, y ocho agentes de policía de Nueva York, así como al menos dos supervisores, estaban presentes.

Williams ha declarado que incorporó a su actuación sus acontecimientos personales, incluidos sus propios retos, para dar mayor profundidad a los personajes.

“Nadie se levanta y dice: ‘Voy a convertirme en un traficante de drogas’ o ‘Voy a convertirme en un chico atracado’. No. Hay una serie de acontecimientos que les hace sentir que esa es la única salida. Como hombre negro que creció en el barrio, soy testigo de algunos de esos acontecimientos”.

A lo largo de los años, el actor se ha mostrado abierto sobre sus problemas con la adicción, especialmente durante el rodaje de “The Wire”, cuando habló sobre el papel de Little, que roba a los traficantes de drogas, lo que ha afectado a su vida real.

Según la BBC, “estaba jugando con fuego”, dijo en una entrevista en 2012.

“Era cuestión de tiempo que me pillaran y mi negocio acabara en la portada de un tabloide o fuera a la cárcel… o algo peor”, explicó Williams.

Amy Laurence – BLes.com