Kyle Rittenhouse relató los disturbios de Kenosha en primera persona, reaccionó a la presión de los medios en el juicio para que lo encuentren culpable, y contó sus planes para el futuro. “Quiero vivir una vida normal, y ayudar a los demás”.

El adolescente de 17 años que con un arma de fuego defendió la propiedad privada de la ciudad de Kenosha, y luego su propia vida, se sentó con el conductor más popular de la TV norteamericana, Tucker Carlson, en su programa de Fox News.

Rittenhouse habló sobre la noche de los disturbios de Kenosha que llevaron a su arresto, así como la presión los principales medios de comunicación y políticos demócratas, incluido el presidente Biden, que exigían un veredicto culpable, y su eventual absolución por parte del jurado.

En la entrevista le contó a Carlson que si bien él no vive en Kenosha, ya que su padres se divorciaron recientemente y su madre se mudó a Antioch, Illinois, creció allí, donde además trabaja de día como guardavidas en un balneario y hace trabajo comunitario como limpiar graffiti y ayudar ancianos.

Esa noche, en la que mató a tiros a dos terroristas de Antifa, Anthony Huber y Joseph Rosenbaum, así como de la herida de Gaige Grosskreutz, a quien le disparó en el bícep derecho después de que el manifestante le apuntara con una pistola, se estaba quedando en la casa de un amigo durante los disturbios de Kenosha y que estaba desconcertado y preocupado por la falta de recursos proporcionados a la fuerza policial para controlar las violentas protestas.

Cabe aclarar que todas las personas que Rittenhouse disparó eran blancas y tenían antecedentes penales. Ronsebaum estuvo años preso condenado por violar a dos nenes de 7 y 9 años, Huber por golpear a su ex novia, y Gorsskreutz por posesión ilegal de armas de fuego.

“No estoy realmente seguro de dónde estaba la presencia de la policía, porque tienen un trabajo duro, pero realmente no pensé que recibieran el apoyo que necesitaban”, dijo. “El gobernador, Tony Evers, le falló a la comunidad y debería haber habido muchos más recursos para ayudar con eso“.

Evers, un demócrata de ideología de extrema izquierda, fue criticado en ese momento por varios observadores, incluido el entonces presidente Trump, por esa inacción percibida cuando la ciudad de Wisconsin estaba envuelta en violencia e incendios.

Rittenhouse recordó la primera vez que vio a Rosenbaum, quien a pesar de no conocerlo previamente éste se acercó y le dijo que lo iba a matar. Rosenbaum, un abusador de menores condenado, también pareció inquietar a los alborotadores cercanos en ese momento, dijo Rittenhouse. Rosenmbaum le dijo: “Voy a matarte, te voy a matar. Voy a cortarte el corazón con estos negros”.

Las internas de la defensa de Rittenhouse

Rittenhouse admitió que no es una persona política, aunque admitió que simpatiza por Trump. Rittenhouse fue fotografiado en una marcha del entonces candidato a presidente en Wisconsin, a quien también le agradeció por su apoyo.

“Estoy de acuerdo con el movimiento BLM. Estoy de acuerdo con que todos tienen derecho a protestar y reunirse, pero no estoy de acuerdo con que la gente tenga derecho a quemar y destruir ciudades estadounidenses para tratar de difundir su mensaje“, dijo. “Creo que hay otras formas de manifestarse“.

Pero también contó que hubo muchos “oportunistas” que se aprovecharon de él. En ese sentido señaló directamente a su primer abogado, el polémico Lin Wood, famoso por representar a Nick Sandmann, otro adolescente que se enfrentó con violentos manifestantes indígenas y luego fue difamado por los medios de comunicación mintiendo sobre lo que había pasado. Wood le consiguió millones de dólares a Sandmann por varios juicios de difamación.

Rittenhouse en un primer momento trató de abrir un GoFundMe y un Patreon para recaudar dinero para la defensa judicial, pero estas empresas con directores de izquierda le cerraron las cuentas y lo trataron de “supremacista blanco” y “terrorista doméstico” en comunicados que publicaron a la prensa.

En ese momento entra en escena Lin Wood, quien se ofrece a representarlo gratis y recaudar dinero en su nombre. “Estuve en la cárcel durante 87 días. Lin Wood estaba recaudando dinero en mi nombre, y me mantuvo en la cárcel durante 87 días; no respetó mis deseos, me puso en entrevistas con los medios, lo que nunca debería haber hecho… me decía que iba a estar más seguro en la cárcel que en casa con mi familia “.

John Pierce, abogado adjunto de Lin Wood, llegó a afirmar en una entrevista que Rittenhouse formaba parte de una “milicia desorganizada”, algo que Rittenhouse llamó “descaradamente falsa”.

“Pensé, diablos, no me extraña que la gente diga que estoy en una milicia. Es porque él pintó esa narrativa, que nunca debería haber hecho“, le dijo a Carlson.

Por suerte, esto terminó de buena manera, ya que el joven de 18 años elogió a sus actuales abogados, Mark Richards y Corey Chirafisi.

Rittenhouse le dijo a Carlson que de alguna manera no creía que él, como persona, realmente estuviera siendo juzgado, si no que el concepto de la legítima defensa estaba puesta a tela de juicio.

“Era el derecho a la legítima defensa en el juicio. Si me condenaban, nadie tendría el privilegio de defender su vida contra los atacantes”, dijo. “Aparentemente, para muchas personas de la izquierda, es un crimen proteger a su comunidad“.

Biden lo tildó de “supremacista blanco” y pidió que lo encuentren culpable

Rittenhouse condenó además al presidente Joe Biden por prejuzgarlo como un “supremacista blanco” en un anuncio de campaña de 2020.

“Señor presidente, si pudiera decirle una cosa, lo instaría a que regrese y vea el juicio, y comprenda los hechos antes de hacer una declaración así“, dijo Rittenhouse.

“Yo creo que lo dijo con malicia real. Quiso difamar a mi persona“, aseguró, y contó que sus abogados están analizando si pueden inicar acciones legales contra el máximo mandatario.

Biden no estaba solo en sus acusaciones contra Rittenhouse. Durante su juicio, el presidente del bloque Demócrata en la Cámara de Representantes, Hakeem Jeffries, declaró en Twitter que Rittenhouse debería ser encarcelado y que la llave debe ser “tirada” para que “no salga nunca más”.

El futuro de Rittenhouse

Hacia el final de la entrevista, Kyle contó que logró ingresar a la Universidad de Arizona a estudiar enfermería, pero que después de este caso está pensando seriamente cambiarse a estudiar derecho.

“Yo quiero ayudar a otras personas. Si eso lo puedo hacer mejor como abogado que como enfermero, probablemente lo haga“, contó.

“Quiero ser un chico normal de 18 años. Quiero ir al campus de mi universidad y tener una vida tranquila, sin estrés“, detalló.

Antes de todo esto, según admitió, se estaba por mudar a Naples, en el Estado de Florida, pero que ahora probablemente se mudará a Arizona. “No quiero vivir más en el Alto Oeste, quiero tener una vida más tranquila“.

“Dios ha estado conmigo en todo el juicio, le quiero agradecer primero a Dios, segundo a mis abogados y a mi familia, por cómo me contuvieron y ayudaron“.

Fuente: Derechadiario.com.ar

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.