Se espera que más estados de Estados Unidos tomen medidas el lunes para levantar algunas de las restricciones destinadas a prevenir la propagación del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), mientras que los funcionarios federales de salud anunciaron una lista ampliada de posibles síntomas.

Los funcionarios de salud estadounidenses dicen que los escalofríos, los temblores repetidos con escalofríos, el dolor muscular, el dolor de cabeza, el dolor de garganta y la pérdida del sentido del olfato o del gusto podrían ser signos de una infección por virus del PCCh.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. habían citado previamente fiebre, problema de respiración y tos como posibles síntomas de COVID-19.

Los gobernadores de Colorado, Mississippi, Montana y Tennessee permitieron que algunas empresas reanudarán sus operaciones el lunes.

Se unen a Georgia, Oklahoma, Alaska y Carolina del Sur en un esfuerzo por volver a poner a las personas a trabajar y permitir que la vida de los residentes vuelvan a parecerse a lo que eran anteriormente al virus del PCCh.

La división en los enfoques para la reapertura en EE. UU. a menudo ha sido a lo largo de líneas partidistas. El gobernador de Oklahoma, Kevin Stitt, un republicano, dijo que con las hospitalizaciones disminuyendo en su estado, reabrirá iglesias y restaurantes el viernes, con pautas de distancia social establecidas.

Pero la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, demócrata, le dijo a ABC News que su estado no está listo y necesita pruebas más sólidas, controles de la salud de la comunidad y un plan para aislar a las personas que se enferman. “Tenemos que ser ágiles y tenemos que seguir la ciencia y ser realmente inteligentes acerca de cómo nos volvemos a involucrar”, dijo.

En una señal de que podría ser más difícil hacer cumplir las restricciones, una prolongada ola de calor en California atrajo a las personas a playas, ríos y senderos el domingo, lo que provocó advertencias de que el desafío de las órdenes de quedarse en casa podría revertir el progreso.

Las iglesias en Georgia no se apresuraron a abrir sus puertas el domingo, incluso después de que el gobernador Brian Kemp dio su aprobación para reanudar los servicios en persona si “se hacía de acuerdo con estrictos protocolos de distanciamiento social”. La mayoría de las iglesias quedaron relegadas a la transmisión de video o servicios de autocine.

Los expertos en salud advierten contra la reapertura demasiado pronto, y muchos gobernadores estatales han dicho que se tomarán medidas para proteger la seguridad del público.

Hay alrededor de 980.000 casos confirmados del virus del PCCh en el país con 55.000 muertes. El estado de Nueva York ha sido el más afectado, con aproximadamente el 30% de todos los casos y muertes en Estados Unidos.

Nueva York

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo el domingo que cuando su orden de cierre expire el 15 de mayo, partes del estado que no han sido tan severamente afectadas podrían comenzar a abrir negocios de construcción y manufactura.

Después de un período de evaluación de dos semanas, se consideraría una mayor relajación.

El brote del virus del PCCh ha tenido un costo financiero en la economía más grande del mundo. Según las estadísticas del Departamento de Trabajo, más de 26,5 millones de estadounidenses han solicitado el desempleo en las últimas cinco semanas.

El pasado viernes, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó un proyecto de ley de 484.000 millones de dólares para ayudar a las pequeñas empresas y hospitales después de que un programa de ayuda anterior se quedara sin dinero rápidamente.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, expresó el domingo su confianza en que la economía de Estados Unidos “realmente se recuperará” en el tercer trimestre.

“Estamos poniendo una cantidad sin precedentes de alivio fiscal en la economía”, dijo Mnuchin en “Fox News Sunday”. “Creo que esto tendrá un impacto significativo”.

Fuente: Voz de América.

Le puede interesar:

Aún estaba vivo:  ¿Qué tienen en común los países más afectados por el coronavirus?