A pesar del relato de los medios, Rittenhouse contó con el apoyo de dos hispanos que presenciaron todos los sucesos, dando fin a uno de los juicios con mayor carga política de las últimas décadas.

El caso de Kyle Rittenhouse conmovió a toda la nación, y el veredicto de inocencia reivindicó la legítima defensa y la Segunda Enmienda por muchos años más.

Pero lo que los medios hegemónicos repitieron hasta el cansancio es que el caso fue una reivindicación del supremacismo blanco, representado en las acciones de Kyle, a pesar que el 100% de los terroristas que disparó eran blancos.

Esto queda desmentido con una pieza clave que sirvió para que el jurado decida el veredicto de inocencia. El testimonio de dos periodistas conservadores hispanos tuvo un papel fundamental en el juicio, en defensa de Kyle Rittenhouse.

Las imágenes captadas por los reporteros Julio Rosas y Drew Hernández la noche de los disturbios de Black Lives Matter en Kenosha, Wisconsin, fueron examinadas repetidamente tanto por la defensa como por la Fiscalía y el trabajo de ambos pudo haber determinado el veredicto final.

Hernández declaró en el juicio con relación a lo que presenció aquella noche como testigo, siendo interrogado por THomas Binger, el fiscal adjunto de Kenosha. Durante su testimonio, Hernández describió su trabajo como reportero la noche de los disturbios, afirmando que fue testigo de cómo Rittenhouse intentó bajar la intensidad de la situación y que no creía que fuera un tirador activo.

“Los Antifa llevaban con ellos sus escudos, mientras lanzaban piedras a los agentes e incluso intentaron violentar uno de los vehículos de la policía”, dijo Hernández al jurado.

Binger también interrogó a Hernández con respecto a su trabajo en el Real America’s Voice, un medio de comunicación conservador, alegando que su afiliación política afectaba su capacidad para actuar como testigo imparcial. Esta línea de interrogatorio fue detenida por el juez Schroeder, quien señaló que “no se trataba de un juicio político, si no que estaba contando bajo juramento los hechos como fueron“.

Por su parte, y aunque no fue llamado a testificar, las imágenes de video captadas por Julio Rosas fueron mencionadas durante el juicio como evidencia.

El reportero del Townhall declaró a la policía lo que vio aquella fatídica noche: “Dos personas se abalanzaron sobre él y hubo un forcejeo por el control del fusil”, dijo Rosas sobre el tiroteo.

“En ese momento, durante el forcejeo, comenzó a disparar y eso hizo que la gente que estaba cerca se dispersara. El fusil se movía fuera de control, mientras él disparaba”, sostuvo.

En una entrevista para El American, medio que destacó la participación de estos dos hispano en el caso, Rosas señaló que su video valida la absolución de Rittenhouse ya que demuestra que actuó en defensa propia.

“Es obvio, desde el principio, que solo disparaba a las personas que activamente lo atacaban, de acuerdo a lo que registra el video como evidencia”, explicó.

Y agregó: “Llamarlo un tirador activo no tiene sentido porque tuvo varias oportunidades de acribillar a la gente, pero no fue lo que sucedió como se observa en el video. El veredicto apoya todos estos hechos”.

Fuente: Derechadiario.com.ar

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.