El Estado Mayor Conjunto (JCS) surcoreano informó en un comunicado que estos ejercicios involucran 30 aviones de combate F-35, F-15, F-16 y F-50, los cuales tendrán una duración de cuatro días.

Este jueves los ejércitos de Corea del Sur y EE.UU realizaron maniobras conjuntas con sus respectivos cazas de quinta generación F-35, lo que supone una aparente muestra de músculo militar en un momento en que el régimen norcoreano tiene todo preparado para realizar un nuevo test nuclear.

El Estado Mayor Conjunto (JCS) surcoreano informó en un comunicado que estos ejercicios involucran 30 aviones de combate F-35, F-15, F-16 y F-50, los cuales tendrán una duración de cuatro días.

Biden afianzó el vínculo militar con Corea del Sur

Desde diciembre 2017, es la primera vez que ambas naciones se unen, desde que llevaron a cabo su ejercicio Vigilant Ace en plena escalada de tensión con Corea del Norte- que EEUU envía cazas F-35 a la península y la primera vez que ambos países realizan entrenamientos conjuntos de este tipo desde que Seúl terminó de desplegar su propia flota de F-35.

La llegada de este despliegue proviene luego de que el mandatario estadounidense, Joe Biden, se comprometió en su cumbre de mayo con su homólogo surcoreano, Yoon Suk-yeol, a desplegar activos estratégicos estadounidenses en Corea del Sur “de manera oportuna y coordinada según sea necesario” en función de las acciones de Corea del Norte.

El F-35, un cazabombardero furtivo de quinta generación desarrollado principalmente por las estadounidenses Lockheed Martin y Northrop Grumman y la británica BAE Systems, es considerado por Corea del Norte como uno de los activos que más amenazan su seguridad.

Ambas naciones consideran que Corea del Norte se está preparado desde hace semanas para llevar a cabo su primera prueba nuclear desde 2017 y que su ejecución depende exclusivamente de una orden del líder Kim Jong-un.

Recordemos que Corea del Norte, que lleva completamente aislada del exterior por la pandemia desde 2020, y está ha ignorado los llamamientos surcoreanos o estadounidenses para retomar el estancado diálogo sobre desnuclearización.

A su vez, el año pasado aprobó un plan de modernización armamentística que está detrás del número récord de pruebas de proyectiles que ha realizado este año (más de 20) y de los preparativos, captados desde febrero, para un nuevo test atómico.

Paul LaCamera, comandante de las Fuerzas Estadounidenses en Corea (USFK), expreso en un evento en Seúl que la cuestión con respecto a la próxima prueba nuclear de Pyongyang “no es sí sucederá o no, si no cuándo”.

Asimismo, La Fuerza Aérea de Estados Unidos dio a conocer este miércoles que realizó “con éxito” una segunda prueba de un misil hipersónico frente a la costa del sur de California después de fracasar al menos tres veces en el marco de la creciente tensión por el desarrollo militar de países como Rusia y China.

“Este fue otro hito importante para la primera arma hipersónica lanzada desde el aire de la Fuerza Aérea”, explicó el general de brigada Heath Collins, director ejecutivo del programa, agregando que la prueba se realizó junto con la compañía fabricante de armas Lockheed Martin, según un comunicado.

Fuente: Miami Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.