Autoridades de Estados Unidos y Australia tuvieron un encuentro clave para unificar criterios en sus acciones políticas y estratégicas para enfrentar al régimen chino.

Redacción BLes– En una reunión clave entre autoridades de Estados Unidos y de Australia en las que participaron el Secretario de Estado Mike Pompeo, el Secretario de Defensa Mark Esper y  las Ministras de Defensa y Asuntos Exteriores Lynda Reynolds y Marisa Payne respectivamente, acordaron entre otras cosas, ampliar la coordinación militar a medida que las tensiones con el régimen chino se sigan disparando, presentando un frente común entre los aliados. 

Las dos partes se mostraron de acuerdo en acusar al régimen chino de violar las normas internacionales en el Mar Meridional de China y prometieron defender la libertad de navegación, la democracia y las libertades en Hong Kong.

“Estados Unidos conoce las amenazas que usted y el resto del mundo libre enfrentan. Y Estados Unidos los apoya en nuestra alianza inquebrantable”, dijo el secretario de Estado Mike Pompeo a las ministras australianas durante una conferencia de prensa conjunta.

Pompeo unificó y resumió las problemáticas de Estados Unidos y Australia en dos asuntos inmediatos principales. Por un lado el virus del PCCh, y por otro las “ambiciones del partido comunista chino”, particularmente su “actividad maligna en la región del Indo-Pacífico y, de hecho, en todo el mundo”.

El Secretario de Estado de los EE. UU.,  felicitó a Australia por suspender su tratado de extradición con Hong Kong, algo que la administración Trump también persigue a medida que el régimen chino se mueve para imponer restricciones a los disidentes en el antiguo territorio británico. También criticó al régimen por usar la extorsión como mecanismo para evitar que Australia tome tales acciones, amenazando con cortar las importaciones del país.

La Ministra Payne dijo que Australia trabajará para responsabilizar a todos los estados que violen el estado de derecho y apoyará a los aliados en la lucha contra la “erosión de la libertad de Hong Kong por parte de China”, dijo. “Daremos un paso adelante y nos aseguraremos de apoyar a nuestros compañeros”, agregó.

Payne también dijo que Estados Unidos y China establecieron un grupo de trabajo para combatir la desinformación china sobre COVID-19 y otros temas.

Por su lado el Secretario de Defensa estadounidense, Mark Esper, elogió la participación de cinco buques de guerra australianos, que la semana pasada actuaron en ejercicios militares junto con un grupo de ataque de portaaviones estadounidense y un destructor japonés en el Mar de Filipinas, tal como informaron distintos medios.

“Estos ejercicios no solo refuerzan la interoperabilidad, sino que también envían una señal clara a Beijing de que volaremos, navegaremos y operaremos donde sea que el derecho internacional permita y defienda los derechos de nuestros aliados y socios para hacer lo mismo”, dijo Esper.

Payne, Reynolds y su delegación se reunieron con Pompeo y Esper en el Departamento de Estado. Debido a los riesgos de contagio por el virus del PCCh, anunciaron que se someterán a una cuarentena voluntaria a su regreso a Australia.

Andrés Vacca-BLes.com